Connect with us

Redes sociales

El aterrador virus informático que se cuela en los informes de pacientes sanos y hace creer el médico que tienen cáncer

Avatar

Publicado

on

Investigadores en Israel han creado dicho «malware» para llamar la atención sobre las serias deficiencias de seguridad en equipos y redes de imágenes médicas

Imaginemos por un momento que cualquiera de los candidatos a presidir el próximo Gobierno de España anuncia, repentinamente, que abandona su carrera política por motivos de salud. De la noche a la mañana, unas pruebas médicas han certificado que le ha salido un pequeño tumor. Da igual dónde. Da igual cómo.

Lo que nadie sabe es que ese diagnóstico médico es falso. Pero él no miente. Tampoco su médico. De hecho, ninguno sabe lo que realmente ha ocurrido. Sólo una persona sabe la verdad absoluta. Se llama cibercriminal. Él es elresponsable de ese cáncer que ha colocado a dedo sobre el candidato a presidir el Gobierno de España con un temible virus informático («malware») que ha conseguido colar en el sistema informático del hospitalalterando los resultados de las pruebas radiológicas.

Investigadores en Israel han creado dicho «malware» para llamar la atención sobre las serias deficiencias de seguridad en equipos y redes de imágenes médicas, las cuales se transmiten entre los sistemas a través de infraestructuras críticas, tal y como publica « The Washington Post».

El virus, que ha sido diseñado a medida para el cáncer de pulmón, permite a los atacantes «agregar tumores de apariencia maligna en los escáneres o resonancias antes de que los radiólogos y los médicos examinen los resultados». O bien, podría darse el caso contrario, es decir, que el virus eliminase «nódulos cancerosos reales y lesiones», lo que también acabaría en un diagnóstico incorrecto.

Yisroel Mirsky y Yuval Elovici son dos de los investigadores del Centro de Investigación de Seguridad Cibernética de la Universidad Ben-Gurion, en Israel, que han conseguido crear dicho «malware». Los expertos aseguran que «los atacantes podrían atacar a un candidato presidencial u otros políticos para engañarlos y hacerles creer que tienen una enfermedad grave y hacer que se retiren».

En un estudio a ciegas, consiguieron alterar con su virus informático hasta 70 tomografías (TAC, la tecnología que se utiliza para el diagnóstico con imágenes con un equipo de rayos X que crea imágenes transversales del cuerpo) «y pudieron engañar a tres radiólogos expertos para que realizaran diagnósticos erróneos», recoge el medio. «En el caso de las exploraciones con nódulos cancerosos fabricados, los radiólogos diagnosticaron el cáncer el 99 por ciento de las veces. En los casos en que el ‘malware’ eliminó nódulos cancerosos reales de las exploraciones, los radiólogos dijeron que esos pacientes estaban sanos el 94 por ciento de las veces», recoge «The Washington Post».

Yisroel Mirsky, Yuval Elovici y su equipo avisaron a los profesionales sanitarios que los nuevos resultados que les iban a mostrar habían sido alterados por el «malware». Aún así, de las 20 nuevas pruebas que les mostraron, los radiólogos creyeron que los tumores eran reales en el 60 por ciento de las veces. En las pruebas en las que habían eliminado nódulos cancerosos, los médicos erraron el 87 por ciento de las veces, concluyendo que los pacientes muy enfermos estaban sanos.

Modificaciones a medida

«Me sorprendió bastante», declaró Nancy Boniel, radióloga de Canadá que participó en el estudio, que solo se centró sobre el cáncer de pulmón. Los investigadores «hackearon» las pruebas a través de una herramienta de software de detección de cáncer de pulmón que los radiólogos a menudo utilizan para confirmar sus diagnósticos.

Con este terrorífico virus, un ciberdelincuente puede «modificar exploraciones aleatorias para crear caos y desconfianza en el equipo del hospital o podría dirigirse a pacientes específicos», recoge el periódico.

Como todos los virus informáticos, si se cuelan en el sistema es porque existen vulnerabilidades «que permiten a alguien alterar las exploraciones que residen en el equipo y las redes que utilizan los hospitales para transmitir y almacenar imágenes de resonancias magnéticas y TAC».

Estas imágenes se envían por el sistema de almacenamiento y transmisión de imágenes (PACS), muy común en hospitales, sin cifrar o no están bien protegidas, por lo que un intruso puede entrar en la red, ver las pruebas y modificarlas.

Redes sin encriptar

Según «The Washington Post», Fotios Chantzis, un ingeniero especializado en seguridad de la Clínica Mayo en Minnesota que no participó en el estudio, confirmó que el ataque es posible. «Las redes PACS generalmente no están encriptadas. Esto se debe en parte a que muchos hospitales aún operan bajo el supuesto de que lo que está en su red interna es inaccesible desde el exterior».

Ahora, el cifrado para algunos programas de PACS está disponible, pero «en general todavía no se usa por razones de compatibilidad», recoge el diario, ya que los hospitales utilizan un sistema tan antiguo que es incapaz de descifrar o volver a cifrar las imágenes.

Los investigadores desarrollaron su «malware» con aprendizaje automático. Se trata de un código que pasa a través de una red PACS y es capaz de «ajustar y escalar tumores fabricados para ajustarse a la anatomía y dimensiones únicas del paciente para hacerlos más realistas». Basta con que los atacantes tengan acceso físico a la red para ejecutarlo, pero también pueden hacerlo de forma remota a través de internet. «Los investigadores descubrieron que muchas redes de PACS están conectadas directamente a internet o son accesibles a través de las máquinas del hospital que están conectadas a la Red», explica el diario.

De hecho, para demostrar lo fácil que sería ejecutar el ataque, un hospital en Israel autorizó a Mirsky infectar la red con el «malware» diseñado. La acción, que fue grabada, recoge cómo el investigador pudo colarse en el departamento de radiología del centro hospitalario «después de horas y conectar su dispositivo malicioso a la red en solo 30 segundos, sin que nadie cuestione su presencia»


Para evitar que realmente un ciberdelincuente pueda llevar a cabo este ataque, Mirsky asegura que lo ideal sería que los hospitales habilitaran el cifrado de extremo a extremo en su red PACS y firmaran digitalmente todas las imágenes. El problema es que esta protección requiere de una elevada inversión que muchos hospitales no pueden permitirse.

Redes sociales

El sacerdote portugués que se ha metido a modelo

Avatar

Publicado

on

Por

Si pensamos en párrocos, lo primero que nos viene a la cabeza no son posados sin camiseta en redes sociales ni festivales nocturnos de música. Ricardo Esteves es, definitivamente, un caso aparte. Este sacerdote portugués de 36 años residente en la localidad de Valença do Minho, limítrofe con Galicia, acumula más de 7.000 seguidores en su cuenta de Facebook gracias a sus publicaciones y sus trabajos como modelo, poco comunes en alguien que lleva 10 años impartiendo misas en distintas parroquias, aunque el dinero que recauda con su actividad como modelo lo destina a fines benéficos.

De hecho, cuando en su anterior localidad recibieron la noticia de que Esteves iba a ser trasladado a la diócesis de Valença, cerca de 200 personas se concentraron al grito de «¡Quédate!». También se recogieron más de 700 firmas para evitarlo, a iniciativa del grupo de jóvenes de una de las parroquias.

Su última aparición es en el videoclip de una banda local que versiona Pretty Woman, donde el sacerdote sale vestido de Cupido para animar a la gente a enamorarse. El vídeo, publicado el 10 de diciembre, acumula más de 50.000 visitas. 

Sigue leyendo

Redes sociales

Cuando el bulo eres tú. Nuestra falta de criterio alimenta las ‘fake news’

Avatar

Publicado

on

Por

un reportaje de Manuel Viejo sobre el auge de Vox y no puedo liberarme, durante el resto del día, de la curiosa impresión de haberlo leído antes. El reportaje es un breve viaje alucinado a las razones ajenas, donde por razones debe entenderse emociones: las emociones por las cuales un pueblo más bien acomodado, con buena renta y ningún problema ligado a la inmigración, le da su voto a un grupo xenófobo y misógino (por no hablar de otras esdrújulas).

Uno de los entrevistados saca el móvil, busca un grupo de WhatsApp y pone la voz de un inmigrante que “ha venido a España para cobrar todas las ayudas posibles”; cuando el periodista le pregunta por qué sabe que la voz es la de un inmigrante, el hombre responde: “Porque es así”. Una de las entrevistadas dice que la televisión le aburre y sólo se informa por Facebook; dice que no le gustan las ideas de Vox sobre las mujeres, pero que “hay mogollón de denuncias falsas de violencia de género”; y cuando el periodista le pregunta cuánto es mogollón, la mujer responde: “Tengo un caso que conozco”.

Y entonces, de repente, recuerdo dónde lo he leído antes. Lo he leído en Colombia, en Brasil, en Alemania. En Colombia, durante los días previos al crucial referendo sobre los acuerdos de paz, las noticias de Facebook aseguraban que los acuerdos buscaban secretamente adoctrinar a los niños en la ideología de género. En Brasil, un grupo de WhatsApp acusó a Fernando Haddad, oponente de Bolsonaro, de querer distribuir biberones en forma de falo para contrarrestar la homofobia. En Alemania, informaciones publicadas en Facebook sugirieron que el Estado pagaba más a los refugiados sirios que a los parados autóctonos, y Alternativa para Alemania llegó al Bundestag cabalgando sobre ese resentimiento.

Ahora mismo recuerdo casos similares en Costa Rica, en el Reino Unido, en la India, y me digo que todos hemos hecho ese viaje a la república del «Porque es así», del «Tengo un caso que conozco». Es uno de los rasgos más fascinantes de este mundo feliz que nos ha tocado: el momento en que el ciudadano decide apagar el criterio y abandonarse gratamente al pensamiento de manada, a la falsedad que mejor arrope sus prejuicios.

En Sobre la tiranía, un manual de autodefensa para navegar por los autoritarismos de la era de Trump, Timothy Snyder dedica varias páginas a las maneras sediciosas en que los ciudadanos nos hemos convertido en enemigos de nuestras democracias, millones de candidatos manchurianos que vamos minando, sin saberlo, todo lo que hace posible eso que llamamos convivencia. El libro es un memorando sobre la fragilidad de nuestros contratos sociales, siempre imperfectos, pero sus momentos más pertinentes llegan cuando discute la precaria relación que tenemos con la verdad.

Quizá sea un síntoma de nuestro tiempo descoyuntado el que sus consejos nos parezcan básicos: “Evite pronunciar las frases que pronuncia todo el mundo”. “Llegue a sus propias conclusiones”. “Responsabilícese de lo que comunica a los demás”. En algún momento cita a Hannah Arendt: “No importa cuán grande sea el tejido de falsedades que pueda ofrecer un mentiroso experimentado, nunca bastará, ni siquiera con la ayuda de ordenadores, para cubrir la inmensidad de los hechos”. Pero dice Snyder: “La parte sobre los ordenadores ya no es verdad”.
En cuanto a los hechos, ya casi cualquiera los puede cubrir.

Sigue leyendo

Redes sociales

Amazon tendrá oficina en Nueva York, más pequeña y sin incentivos fiscales

Avatar

Publicado

on

Por

Amazon tendrá nueva oficina en Nueva York. Será en el barrio de Hudson Yards, en Manhattan. Y no recibirá incentivos fiscales locales ni estatales. El anuncio se hace diez meses después de que Jeff Bezos renunciara a establecer su segundo campus corporativo en Queens por la fuerte oposición local. Facebook también eligió hace un mes el flamante complejo de negocios a orillas del río Hudson para ampliar su presencia en la ciudad de los rascacielos.

La oficina de Amazon abrirá en 2021 y tendrá capacidad para acoger a más de 1.500 empleados, según informó la compañía este viernes. Será, en todo caso, considerablemente más pequeña que la sede corporativa que tenía prevista construir desde cero en el barrio de Long Island City, otra de las zonas de mayor crecimiento en Nueva York. Aquel proyecto, conocido como las siglas HQ2, contemplaba dar empleo a hasta 25.000 personas cuando estuviera finalizado.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, se implicó de lleno en conseguir que Amazon se estableciera en Queens. Era de las pocas cosas, además, en las que coincidía plenamente con el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio. Lo que no anticiparon era la fuerte oposición de los líderes locales y estatales, que criticaron los generosos incentivos fiscales que se ofrecieron a la compañía para establecer su segunda corporativa sede en Queens.

Cuomo indicó que la presencia de Amazon en la ciudad iba a generar unos 27.000 millones de dólares en ingresos. El monto de los incentivos, sin embargo, rondaban los 3.000 millones. Los críticos con el plan original, entre los que se encontraba la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, calificaron la decisión como una “negligencia gubernamental”. Bezos, ante tanta tensión, optó en febrero por revertir sus planes, incapaz de calmar los ánimos.

Amazon, sin embargo, no renunció por completo a Nueva York y dejó abierta la puerta a hacer nuevas contrataciones para seguir creciendo en una ciudad que gana en atractivo para las tecnológicas. La atención de la compañía se dirigió en ese momento a los nuevos rascacielos que se alzan en el lejano oeste en Manhattan, como se conoce a la zona de Hudson Yards. Las nuevas oficinas del gigante tecnológico ocuparán 31.100 metros cuadrados de espacio.

La compañía de comercio electrónico no ofrece más detalles. Lo que está claro es que vaya a recibir incentivos fiscales. Amazon ya cuenta con 8.000 empleados en la ciudad de Nueva York, principalmente relacionados con sus centros de distribución logística. Las nuevas oficinas estarán destinadas a personal administrativo y para los equipos de publicidad y departamento de consumo. Será vecino en el nuevo barrio de compañías como L´Oreal y Wells Fargo.

Otras tecnológicas

Amazon no es la única gran tecnológica que se establece en Hudson Yards. El complejo de oficinas y residencias forma parte un proyecto inmobiliario de 25.000 millones de dólares que se concibió en la etapa de Michael Bloomberg como alcalde y que se inauguró en marzo. Facebook firmó el mes pasado un contrato de arrendamiento para ocupar 30 pisos repartidos en tres edificios. La mudanza en su caso empezará ya a lo largo del próximo año.

La red social creada por Mark Zuckerberg ya tiene una oficina en Manhattan, cerca de Astor Place y de la Universidad de Nueva York. La compañía no especificó cuántos empleados acogerá, aunque podría llegar a los 14.000 combinado con otras sedes. Solo se indicó que el contrato de alquiler incluye ocupar 140.000 metros cuadrados en el 50 Hudson Yards, a los que se suman 24.600 metros cuadrados en el 30 Hudson Yards y 5.300 metros cuadrados en el 55 Hudson Yards.

Al hablar del proceso de expansión que tiene en marcha en la ciudad de Nueva York, desde Facebook se consideró importante que el nuevo espacio de oficinas estuviera situado “en el corazón de una comunidad vibrante que ofreciera acceso a las artes, la cultura, los medios y el comercio”. Hudson Yards cuenta con un nuevo centro comercial de lujo y un centro cultural que funciona a la vez como teatro y museo. También priman la red de transporte.

Google, por su parte, tiene planes más ambiciosos incluso. Está en proceso de duplicar su presencia en Manhattan, hasta los 20.000 empleados. En su caso negocia desde hace meses ocupar el edificio de la Terminal St. John en el West Village, más próximo a la sede que ocupa desde hace años en Chelsea. Ahí la filial de Alphabet acaba de adquirir además por 2.400 millones el edificio de las galletas Oreo, donde está también el popular Chelsea Mark.

Sigue leyendo

Tendencias