Connect with us

Noticias

El avión más grande del mundo acaba de volar por primera vez

Publicado

on

Tras años de desarrollo en el desierto al norte de Los Ángeles, un gigantesco megajet con seis motores y la envergadura de un campo de fútbol americano voló este sábado por la mañana por primera vez.

Stratolaunch Systems, la compañía fundada en 2011 por Paul Allen, el fallecido cofundador de Microsoft, realizó el primer vuelo de prueba del avión más grande del mundo.

Básicamente, el avión Stratolaunch es una plataforma de lanzamiento voladora gigante, diseñada para lanzar satélites a la órbita terrestre baja. Su objetivo es ofrecer a los militares, a las empresas privadas e incluso a la NASA una forma más económica de ingresar al espacio.

“Sea cual sea la carga útil, sea cual sea la órbita, llevar tu satélite al espacio pronto será tan fácil como reservar un vuelo de una aerolínea”, dijo el presidente ejecutivo Jean Floyd en 2018.

El ancho del avión es de 117,3 metros, más ancho que cualquier avión del planeta. De punta a cola, mide 72,5 metros. Pesa cerca de 226.780 kilos. Es tan grande que tiene dos cabinas, una en cada fuselaje (pero solo una se usa para volar el avión).

“Es el avión más grande del mundo. Es tan grande qye parece que no puede ser capaz de volar” dijo a CNN Jack Beyer, un fotógrafo aeroespacial y de lanzamiento para NASASpaceFlight.com.

Está emocionado de presenciar los inicios de la creciente tendencia de la industria espacial: usar aviones para lanzar satélites.

Docenas de fotógrafos, blogueros de la industria y entusiastas del sector aeroespacial se reunieron esta semana para vislumbrar el único avión de doble fuselaje.

“La gente está interesada en el primer vuelo de Stratolaunch porque quiere ver el futuro”, dijo Beyer. “Es la misma razón por la que la gente sintoniza cada año para ver las notas clave de Apple. La gente quiere ver qué es lo próximo”.

Un avión que transporta un cohete y un satélite

Aquí se explica cómo se supone que Stratolaunch funcionará una vez que el avión esté completamente probado y certificado: el avión, que lleva un cohete cargado con un satélite, despegará de Mojave y ascenderá a una altitud de 10.670 metros. Allí, los pilotos lanzarán el cohete desde el avión en una trayectoria hacia el espacio. El avión luego aterrizará de regreso a Mojave, mientras que el cohete llevará el satélite a una órbita que va desde unos 480 kilómetros a 1920 kilómetros la Tierra. El cohete despliega el satélite antes de eventualmente caer de regreso a la Tierra, quemándose en el cielo como un meteorito.

Aunque el costo del avión no se ha hecho público, se conocen otros detalles.

Para que sea fuerte y liviano, Stratolaunch está hecho principalmente de material de fibra de carbono en lugar de aluminio. Para ahorrar dinero en el diseño de nuevos motores y trenes de aterrizaje, el jet funciona con seis motores Pratt & Whitney, que fueron diseñados originalmente para Boeing 747. Su tren de aterrizaje, que incluye unas 28 ruedas, también fue diseñado por primera vez para los 747.

Los satélites en órbita terrestre baja pueden proporcionar comunicaciones y conectividad de banda ancha a Internet en áreas remotas en tierra. Pueden realizar valiosas observaciones de la Tierra y vigilancia. El mercado de servicios comerciales de lanzamiento de satélites está creciendo rápidamente y se espera que alcance los 7.000 millones de dólares para 2024, según Global Market Insights.

Poner pequeños satélites en el espacio a través de aviones también promete ser más barato que los lanzamientos de cohetes tradicionales porque elimina la necesidad de plataformas de lanzamiento y todo el equipo costoso y la infraestructura que rodea un lanzamiento de cohetes tradicional.

También puede ahorrar en costos de combustible, porque el avión quema menos combustible que un cohete tradicional cuando se despega de la Tierra.

Otros beneficios: el mal tiempo no será tan problemático. Las tormentas pueden demorar el lanzamiento de un cohete tradicional, pero un avión simplemente podría despegar y volar sobre el mal tiempo (o alrededor de él) y luego lanzar el satélite.

Los lanzamientos podrían darse con mayor frecuencia y dentro de un marco de tiempo más rápido. No habrá que esperar más a que se abra un espacio en una nave espacial que despegó de una plataforma de lanzamiento terrestre tradicional.

Competencia de Richard Branson

Aunque Stratolaunch solo ha volado una vez, ya enfrenta la competencia del multimillonario Richard Branson y su compañía Virgin Orbit. Su servicio LauncherOne quiere lanzar cohetes que transportan satélites a la órbita desde un Boeing 747-400 personalizado, que, a diferencia de Stratolaunch, es un avión probado.

Virgin Orbit planea realizar su primer lanzamiento en Mojave Air & Space Port en algún momento “a mediados de año”.

“Estamos en el buen camino para ofrecer nuevas oportunidades de lanzamiento para satélites pequeños que han esperado demasiado para su viaje al espacio”, dijo el director general de Virgin Orbit, Dan Hart, en un comunicado.

¿Qué es lo que sigue?

El primer vuelo de Stratolaunch presenta a la compañía una serie de obstáculos a superar antes de que pueda comenzar a hacer negocios. Los pilotos tendrán que probar el avión muchas más veces antes de que la Administración Federal de Aviación pueda verificarlo y certificarlo.

Si todo sale según lo planeado, Stratolaunch dijo que se espera que el avión lance su primer satélite el próximo año.


Noticias

Apple ahora hace que sea más fácil reciclar tu iPhone viejo

Publicado

on

Apple está brindando a los clientes nuevas formas de reciclar sus iPhones. Es parte del gran objetivo a largo plazo de la compañía de usar solo materiales reciclados o renovables para hacer sus productos.

Este jueves, Apple publicó su Informe de medio ambiente de 2019, que describe los pasos que está tomando para ayudar a proteger el medio ambiente de los impactos negativos de su propio negocio.

El año pasado, la compañía presentó un robot de reciclaje de iPhone llamado Daisy. Ahora tiene dos de estos robots. Cada uno de ellos puede desarmar 1,2 millones de iPhones usados por año y recuperar sus materiales valiosos.

Apple dice que gracias a las nuevas actualizaciones, Daisy también puede desmontar 15 tipos diferentes de iPhones. Puede tomar 200 teléfonos aparte por hora. (Antes de Daisy, Apple usaba un robot de reciclaje llamado Liam. Daisy tiene aproximadamente un tercio del tamaño de su predecesora y tiene capacidades más avanzadas).

Por primera vez, los materiales recuperados por Daisy se están introduciendo en los nuevos productos de Apple este año. Por ejemplo, aluminio extraído por robots de un iPhone anterior se están reutilizando en las nuevas computadoras portátiles Macbook Air, según la compañía.

Sigue leyendo

Negocios

Amazon cerrará su mercado local en China

Publicado

on

Amazon.com Inc planea cerrar su mercado doméstico en China antes de mediados de julio, dijeron el miércoles a Reuters personas con conocimiento del tema, y concentrará sus esfuerzos en el más lucrativo negocio de ventas de bienes desde el extranjero y servicios en nube.

Los compradores chinos ya no podrán adquirir bienes de comerciantes locales en el país, pero aún podrán ordenar desde Estados Unidos, Reino Unido, Dinamarca y Japón a través de la tienda global de Amazon.

La compañía espera cerrar los centros logísticos y poner fin a su programa de apoyo a comerciantes locales en China en los próximos 90 días, dijo una de las fuentes.

El cierre subraya la dura competencia que enfrentaba Amazon.com frente a rivales locales para posicionarse en el mercado chino. La firma iResearch Global dijo que Tmall de Alibaba Group Holding Ltd y JD.com Inc tenían una participación de 81,9 por ciento en el mercado local chino el año pasado.
“Ellos están saliendo porque no es rentable y no está creciendo”, dijo Michael Pachter, analista de Wedbush Securities. “Los minoristas electrónicos locales chinos tienen enormes ventajas con las que Amazon no puede competir”, agregó.

Amazon, sin embargo, continúa con su expansión agresiva en otros países, especialmente en India, donde compite con el local Flipkart por el dominio del mercado. China, por otra parte, parece gravitar cada vez menos en las aspiraciones globales de las firmas tecnológicas Amazon, Netflix Inc, Facebook Inc y Google de Alphabet Inc, dijo Pachter.

Los clientes de Amazon en China aún podrán comprar los lectores electrónicos Kindle y contenido en línea, según fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato. Amazon Web Services, la unidad en nube de la compañía que vende almacenamiento de datos y procesamiento a empresas, seguirá operando.
El mayor minorista en línea del mundo compró al sitio local de ventas por internet Joyo.com en 2004 por 75 millones de dólares. En 2011 le cambió el nombre a Amazon China.

Sigue leyendo

Negocios

La economía china se estabiliza en el 6,4% en el primer trimestre

Publicado

on

La segunda economía mundial frena su desaceleración gracias al estímulo fiscal y el aumento del crédito, que disparan la producción industrial

La economía de China se expandió un 6,4% interanual durante el primer trimestre del año, una cifra por encima de lo esperado e igual a la registrada en los últimos tres meses de 2018. Pese a ser la tasa de crecimiento más baja de los últimos 30 años, esta estabilización da cierto alivio a Pekín, que durante los últimos meses desplegó una batería de estímulos con el objetivo de frenar una desaceleración que había cogido impulso a finales del año pasado.

Los datos aportados este miércoles por la Oficina Nacional de Estadísticas china muestran que los miles de millones de euros en recortes de impuestos, aumentos del gasto en infraestructura o en forma de créditos a las empresas han surtido efecto. La velocidad de la locomotora china se ha mantenido estos tres primeros meses del año pese a las dificultades internas y externas, con un sector privado que flojea debido a las dificultades para financiarse y el conflicto comercial con Estados Unidos que contamina el ambiente. Ambos problemas parecen estar corrigiéndose de forma gradual, disipando las perspectivas sombrías de los últimos meses. Tras varios meses de negociaciones de alto nivel, la guerra arancelaria con Washington parece estar en vías de resolverse, aunque el tan deseado pacto comercial no está cerrado y depende de la imprevisibilidad de Donald Trump.

Durante el pasado mes de marzo se produjo, siempre según los datos oficiales, un espectacular rebote de la producción industrial –creció un 8,5% interanual frente al 5,3% registrado en enero y febrero, la mayor cifra de los últimos cuatro años y medio-, mientras que las ventas al por menor se expandieron un 8,7%, un mejor comportamiento de lo esperado. La inversión también se recuperó. Esta sorprendente fortaleza registrada en marzo compensó, por tanto, el socavón experimentado a principios de año.

“La economía registró un desempeño estable con más factores positivos y una mayor expectativa y confianza en los mercados”, aseguró el portavoz de la Oficina de Estadísticas china, Meo Shengyong. Los analistas creen que las medidas de apoyo adicionales aprobadas por el órgano legislativo en marzo y la aceleración del crédito sostendrán la economía china durante este 2019, con lo que se cumplirá el objetivo de las autoridades de que el país se expanda entre un 6% y un 6,5% (en 2018, China creció un 6,6%).

No se espera, sin embargo, un fuerte rebote como ha ocurrido en otros ciclos de baja actividad porque la magnitud del estímulo es menor. Pekín se enfrenta al delicado equilibrio de mantener un crecimiento medio-alto sin que esto repercuta en un súbito aumento de la deuda, uno de los mayores riesgos financieros del China. En los dos últimos años las autoridades han tratado de reducir esta dependencia del crédito, pero estos esfuerzos han quedado en un segundo plano cuando la desaceleración económica fue más pronunciada de lo esperado.

Sigue leyendo

Tendencias