Connect with us

Salud

Qué hacer (y qué no hacer) cuando a los niños les duele la espalda

Avatar

Publicado

on

El sedentarismo y los nuevos hábitos de ocio de nuestros hijos podrían ser los culpables. Pantallas y dispositivos electrónicos están ganando tanto terreno en el tiempo libre de los niños que también están haciendo mella sobre sus espaldas. Más propio de los adultos, el dolor de espalda afecta a un 51% de los niños y un 69% de las niñas menores de 15 años. “Si algo puede estar influyendo en el aumento de este tipo de molestias, probablemente sea la disminución de los hábitos físicos de los niños”, afirma el Dr. Francisco Manuel Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (REIDE). El experto, que también pertenece a la Unidad de Espalda Kovacs del Hospital Universitario HLA-Moncloa, advierte que esta realidad también puede influir en el futuro de los pequeños, ya que “es probable que los niños que se quejan de dolor de espalda hoy, sean adultos que lo padezcan de manera crónica mañana”. Por eso, la prevención a tiempo se nos antoja imprescindible.

¿Por qué duele la espalda?

Antiguamente, se asumía que a los niños no les dolía la espalda. ¿Es que cualquier tiempo pasado fue mejor? No necesariamente. La realidad es que hasta hace poco no se hacían estudios. “Eso sí, los pequeños corrían, se subían a los árboles, se movían mucho y, en general, su estado físico era mejor”, asegura el experto. Y, además, casi no se consultaba al médico por esta causa. Hoy, el 23% de los menores acude al pediatra por molestias en la espalda.

La columna se mantiene erguida debido a la tensión de la musculatura. Kovacs lo explica con un ejemplo: “Es como el mástil de un barco (columna) que resiste gracias a fuertes cuerdas (músculos potentes) que lo mantienen en su lugar”. Nos alejamos, entonces, de la idea de que la espalda duele por un problema en las vértebras en sí mismas. “En el caso de los adultos, de cada 100 pacientes que acuden al médico por dolor de espalda, uno se debe a una enfermedad ajena a ella. De los 99 restantes, a cuatro les duele por una causa estructural (hernias o estenosis espinales). El 95% que queda tiene dolores inespecíficos, relacionados con un mal funcionamiento de la musculatura, no del hueso”, resume el investigador. Este cuadro podría ser extrapolado al mundo infantil, con el matiz de que las hernias y estenosis son casi inexistentes en los menores, por lo que “en la inmensa mayoría de los niños, el dolor de espalda se debe a un mal funcionamiento de su musculatura abdominal y paravertebral”.

Mucho tienen que decir también los fisioterapeutas. María Cruz Gómez Alcántara, del Comité Científico de la Campaña Prevención del Dolor de Espalda en Escolares y del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, indica que entre los motivos de dolor de espalda destacan los malos hábitos posturales. “No tanto que estén mal sentados, sino que lo hagan durante mucho tiempo. No estamos ‘diseñados’ para ello”, dice. Otro factor es que “hasta un 40% de los niños y niñas españoles tiene sobrepeso u obesidad, una de las tasas más altas de Europa”, señala la experta. Un tercer agravante son las mochilas que, teóricamente no deberían pesar más del 10% del peso corporal del niño, pero que en la práctica muchas superan el 20%. El Dr. Kovacs matiza que “además del peso, es el tiempo que las llevan a cuestas”.

La edad a la que estar alertas

Según los expertos, el dolor de espalda en niños menores de 8 años es excepcional. “Si un niño de esa edad se queja de dolor, conviene llevarlo al médico para descartar otras patologías”, advierte el Dr. Kovacs. “A partir de los 9, la frecuencia aumenta progresivamente, y hacia los 16 años, esta ya es bastante similar a la de los adultos”, afirma.

Afecta más a las niñas

Estadísticamente parece que la espalda duele más a niñas que a niños. Pero es que sucede así a todas las edades: en general, las mujeres sufren más estas molestias que los hombres. “Esta diferencia se atribuye a que, a veces, se confunde con los primeros dolores menstruales y a las hormonas, que influyen sobre un menor desarrollo de la masa muscular femenina, restándole su función protectora”, acota el director de REIDE.

El fantasma de la escoliosis

Una de las dolencias de espalda en la edad infantil más conocidas es la escoliosis. Ante la sola palabra nos asalta la imagen de niños armados con aquellos corsés de escayola. “La escoliosis supone que la espalda forme una o varias curvas hacia los lados, pero, contrario a lo que creemos, no duele. Esto, incluso se ha demostrado en seguimientos a muchos años”. Por lo tanto, estamos frente a una patología que no es la causante directa del dolor. La escoliosis idiopática, la más habitual, es aquella en la que la espalda se tuerce más de la cuenta. Es una alteración estructural de la columna, que nada tiene que ver con las posturas del niño, pero sí tiene un componente genético. “Intervienen dos grupos de genes, algunos que participan en su aparición y otros, en su progresión”. La buena noticia es que no solo nos podemos quitar esa angustiosa imagen de la cabeza y quedar tranquilos porque no es la causante del dolor, sino que, además, salvo casos excepcionales, la cirugía está cada vez menos recomendada. “Solo se justifica en casos de malformación vertebral (vértebras fusionadas, por ejemplo) o cuando compromete a algún órgano (corazón, pulmón,…)”, señala el Dr. Kovacs. Y en el caso del corsé, solamente ha de indicarse en fases específicas y determinadas del desarrollo, en las que puede reducir unos pocos grados de escoliosis. “Sin embargo, el impacto psicológico del niño es tan grande que hay que ser prudentes, porque resulta desproporcionado para solo reducir cuatro grados. De usarlo, debe ser sistemáticamente, de los que se quitan y ponen, y como mínimo durante tres horas seguidas”.

Lo que conviene (y no conviene) hacer cuando duele

Los niños no tienen porqué sentir dolor de espalda ni creer que ese dolor será siempre parte de su vida. Para prevenirlo, estos son algunos buenos consejos:

1 Ejercicio, el que quiera pero que lo haga.

“Lo ideal sería que los niños se acostumbraran a hacer actividad física desde pequeños tanto para prevenir el dolor de espalda durante su infancia como para adquirir un hábito que después, de adulto, puede resultar más difícil de incorporar a su día”, recomienda el experto de REIDE. “Cualquier ejercicio es mejor que nada y lo importante es que lo mantenga en el tiempo, ya que sus efectos empiezan a las seis semanas”.

2 Las características de la cama.

El niño tiene que caber bien en ella y el colchón más adecuado es el de firmeza intermedia. “Debe ser lo suficientemente dura para no deformarse y mullida, para adaptarse a la curvatura de la espalda”, detalla Kovacs.

3 Mochila: ¿sí o no?

La fisioterapeuta María Cruz Gómez opina que, en un mundo ideal, los niños y adolescentes no llevarían mochila. Sin embargo, la realidad es que necesitan llevarla. Para que esta dañe lo menos posible la espalda, recomienda que “sea una mochila tradicional, de dos asas acolchadas, ajustada al tamaño del niño, de tal manera que quede entre la cabeza y la pelvis. Los objetos del interior deben colocarse en la parte trasera los más grandes y los más pequeños, en la delantera”. En cuanto a las mochilas con ruedas, son buenas herramientas si se usan bien. “El gran problema es que la inmensa mayoría las usa mal”, afirma la fisioterapeuta: “En lugar de empujarlas (como los carros de la compra), tiran de ellas y esto puede causar lesiones en la rotación de la columna y cintura escapular”.

4 No guardar reposo en cama.

“Tras 48 horas de reposo, se pierde tono muscular, lo que contribuirá a tener más dolor”, señala el Dr. Kovacs. Por eso, los expertos coinciden en su recomendación de “seguir haciendo toda la actividad que no aumente el dolor”. En caso de dolor agudo, lo más importante es ponerse en manos de un profesional.

Salud

Sarro dental, cómo evitar y eliminar la placa

Avatar

Publicado

on

Por

La boca es una de las partes del cuerpo que más expuesta está a la acción de las bacterias, derivadas de los alimentos que se consumen. Estos microorganismos pueden ir acumulándose en los dientes y encías formando placa bacteriana y, si no se eliminan con una correcta higiene, pueden dar lugar al sarro dental –también llamado cálculo dental o tártaro dental–, un problema estético que puede acabar con la pérdida total de la pieza.

Cuando masticamos los alimentos, partes minúsculas de ellos se quedan en la superficie y entre las piezas dentales, además de en las encías. Aunque tú no lo veas, las bacterias se van depositando y acumulando tras cada comida y bebida. El Dr. Bruno Baracco, profesor de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, experto en odontología estética y vocal del Colegio de Odontólogos y Estomatólogos de la I Región (COEM), nos ha explicado que si pasan más de 24 horas sin retirarla, empieza a formarse una placa bacteriana que termina calcificándose por los depósitos de minerales contenidos en la saliva, haciéndose más dura, visible y dañina para el esmalte dental; es entonces cuando hablamos de sarro.

Características y consecuencias del sarro para tus dientes

Una de las grandes características de esta acumulación de bacterias, o síntomas más evidentes del sarro, es su aspecto, pues es similar al de la arcilla seca, y su color comienza a ser blanco en la fase de placa dental para ir tornándose a amarillo, marrón, y hasta negro en los casos más graves. La acumulación de placa bacteriana no duele ni molesta, y por ello la persona que la padece no es consciente de los riesgos tan altos que corre la salud de su boca. Suelen observarse rugosidades en ellos, que también son notables al pasar la lengua. En algunas ocasiones el sarro puede romperse y, al ser duro, muchas personas piensan que lo que se les ha fragmentado es el diente.

Según dónde se acumule el sarro puede ser supragingival, cuando está localizado en la parte más superficial de los dientes y de las encías, o sarro subgingival, justo por debajo de ellas, causando inflamación y hasta bolsas periodontales. La más externa de las piezas suele estar libre de placa, pues la lengua y otros alimentos rozan con esta zona, lo que hace que sea más difícil que se deposite. Los dientes comprendidos entre canino y canino son donde más placa dental puede agruparse, seguida del segundo molar superior.

Si no se trata a tiempo el sarro puede provocar graves problemas de salud bucal, como gingivitis –daña los tejidos blandos–, periodontitis –causa inflamación y sangrado en las encías y un riesgo elevado de pérdida de hueso–, daños en el esmalte, caries, retracción de la encía, mal aliento, e incluso la pérdida total del diente. También puede aparecer una inflamación a consecuencia de la cantidad de bacterias acumuladas.

Sigue leyendo

Salud

¿Por qué los humanos somos prácticamente los únicos mamíferos a los que les gusta el picante?

Avatar

Publicado

on

Por

Los médicos de un hospital de Estados Unidos trataban de diagnosticar el año pasado a un hombre que llegó a la sala de emergencias con síntomas terribles.

Sufría dolores de cabeza y cuello intensos, además de arcadas.

Le realizaron una tomografía computarizada, una prueba de orina, un control de la presión arterial y un examen físico, tras lo cual llegaron a una conclusión.

No había sido envenenado ni tenía una enfermedad misteriosa: había comido uno de los chiles más picantes del mundo.

  • ¿Cuál es realmente el chile más picante del mundo?

El origen del mal fue el famoso «Carolina Reaper», o Segador de Carolina, que es 275 veces más picante que el humilde jalapeño.

El hombre de 34 años lo había probado en una competencia.

El Carolina Reaper es cultivado en Carolina del Sur, Estados Unidos, y tiene el récord del más picante del mundo.

Afortunadamente para él, el estrechamiento de arterias cerebrales que experimentaba era reversible, por lo que el paciente se recuperó por completo.

Mientras este es un caso que puede considerarse extremo, millones, quizás miles de millones de personas en todo el mundo, comen alimentos picantes de forma habitual.

Causan una sensación de ardor en la lengua, generan una urgencia por tomar una bebida aliviadora, provocan un malestar estomacal, o algo peor. Entonces, ¿por qué se consumen?

  • ¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando comes chile picante y por qué puede ser bueno para tu salud?

Es una historia de amor que ha existido durante miles de años, que incluso está aumentado: la producción mundial de estos vegetales creció de 27 a 37 millones de toneladas entre 2007 y 2018.

Datos de la empresa de análisis de mercado IndexBox indican que cada persona consumió en promedio casi 5kg de chile el año pasado.

Como un chile o ají pesa alrededor de 20 gramos, eso significa engullir 250 de ellos. Pero es claro que algunos países tienen un apetito mucho mayor por lo picante que otros.

En Turquía, la gente come un promedio de 86,5 gramos al día, la ingesta de este tipo más alta del mundo, muy por delante del segundo lugar, México (50,95 gramos), que es famoso por su comida picante.

En el mundo existen varios concursos de consumo de chile o ají, como el de la ciudad china de Hanghzou. 

El porqué nos gustan tanto las cosas picantes es una historia complicada sobre nuestra psicología, que busca emociones y una lucha contra los instintos evolutivos.

Secreto de la naturaleza

El proceso evolutivo a través del cual los chiles desarrollaron capsaicina, el componente responsable de su sabor picante, aún está en debate.

Los científicos certifican que las plantas parecen haberse vuelto picantes con el tiempo con un sabor que evitaba que los mamíferos e insectos las comieran.

  • La lengua geográfica, el extraño mapa que puede aparecer en nuestra boca y nadie sabe por qué ni cómo tratarlo

Pero las aves parecen no tener ningún problema.

Investigadores de la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, han descubierto por qué esto funciona bien para las plantas de chiles.

Los sistemas digestivos de los mamíferos descomponen sus semillas y evitan que germinen.

Pero ese no es el caso con las aves: las semillas pasan a través de ellas ilesas y se excretan íntegras para germinar en nuevas plantas.

A diferencia de los mamíferos y los insectos, las aves no sufren los efectos picantes de los chiles.

Image captionA diferencia de los mamíferos y los insectos, las aves no sufren los efectos picantes de los chiles.

Entonces, si las plantas de chile desarrollaron su ferocidad para evitar que los mamíferos comieran el fruto de la planta, ¿por qué no funciona con los humanos?

Es especialmente sorprendente dado que los humanos normalmente también asocian sabores amargos con venenos; es parte de nuestro mecanismo de supervivencia evolutivo.

Hay indicios de por qué nos convertimos en los únicos mamíferos (junto a las musarañas chinas) en comer vegetales picantes, lo que nos lleva a analizar el comportamiento de nuestros antepasados.

Alerta, alerta

Una de las teorías es que a los humanos les gustan los alimentos picantes debido a sus propiedades antifúngicas y antibacterianas.

Al parecer, la gente comenzó a darse cuenta de que los alimentos con sabor picante tenían menos probabilidades de estar podridos: el picante como señal de que están en buen estado.

Ollas de 2.000 años encontradas en el sur de México tienen rastros de capsaicina, la sustancia que hace que el picante «queme».

Esta hipótesis fue presentada en 1998 por los biólogos Jennifer Billing y Paul W. Sherman.

Analizaron miles de recetas tradicionales de las dietas a base de carne de 36 países y descubrieron que las especias se usaban con mayor frecuencia en lugares con climas más cálidos, donde la comida se pondría mal más pronto.

«En los países cálidos, casi todas las recetas a base de carne requieren al menos una especia, y la mayoría incluye muchas especias, especialmente especias potentes, mientras que en los países más fríos se preparan platos menos condimentados, o con solo unas pocas especias», concluyeron.

Países como Tailandia, Filipinas, India y Malasia están en la parte superior de la clasificación de alimentos con más especias, mientras que Suecia, Finlandia y Noruega están en la parte inferior.

La comida mexicana suele ser preparada con condimentos picantes.

«Creo que las recetas son un registro de la historia de la carrera evolutiva entre nosotros y nuestros parásitos. Los microbios compiten con nosotros por el mismo alimento», apunta Sherman.

«Todo lo que hacemos con los alimentos (secar, cocinar, ahumar, salar o agregar especias) es un intento de evitar que nuestros competidores microscópicos nos envenenen», añade.

Sabor y riesgo

La antropóloga de alimentos Kaori O’Connor agrega otra pista.

Explica que, al igual que la caña de azúcar y las papas, los chiles son alimentos que durante siglos eran desconocidos en Europa.

Pero después de que los exploradores europeos llegaran a América y comenzaran a abrir rutas comerciales, se extendieron por todo el mundo.

«Fueron trasladados por exploradores europeos», dice O’Connor.

Su sorprendente sabor se adoptó rápidamente en las cocinas de todo el mundo, incluidas las de India, China y Tailandia.

El uso de chiles aportó condimentación a los alimentos que se preparaban en Europa y Asia.

«Tenemos que imaginar que la comida en Europa era realmente insípida entonces. Pero los chiles pronto mejorarían el sabor, en un proceso similar a la llegada del azúcar», señala O’Connor.

Sin embargo, existe una teoría opuesta para explicar nuestro amor por los chiles: nuestra relación con la comida picante es el resultado de lo que se conoce como «riesgo restringido».

Sugiere que comenzamos a comer chiles debido al mismo impulso de búsqueda de emociones que hoy en día nos hace montar en una montaña rusa o hacer paracaidismo.

Pruebas dolorosas

Esta última idea fue desarrollada por Paul Rozin, profesor de psicología en la Universidad de Pensilvania, cuya curiosidad proviene del hecho de que la abrumadora mayoría de los mamíferos no comen chiles.

Les dio chiles cada vez más fuertes a varias personas hasta que ya no pudieron soportar el picante.

En las entrevistas, se preguntó a los sujetos cuál les gustaba más. Eligieron el nivel más alto que podían soportar.

¿Comemos chile por la emoción que nos causa?

«Los humanos son los únicos animales que disfrutan los eventos que son naturalmente negativos«, explica Rozin.

«Nuestras mentes aprendieron a ser conscientes de que no estamos en problemas, incluso si nuestros cuerpos reaccionan de la manera opuesta», añade.

Parece que nos gusta comer pimientos picantes por la misma razón que disfrutamos viendo películas de terror.

Rasgos y género

La ciencia también está interesada en comprender por qué a algunas personas les gustan más los picantes que a otras.

La científica de alimentos Nadia Byrnes se propuso explorar la posibilidad de que el género también desempeñe un papel en su consumo.

Averiguó que los hombres tienden a estar más motivados por factores externos, como impresionar a los demás; mientras que las mujeres estaban más interesadas en la sensación de dolor.

El consumo de chile por género también ha sido estudiado por los científicos.

«En México, por ejemplo, el consumo de chiles está relacionado con la fuerza, la audacia y los rasgos de personalidad masculina», observó Byrnes.

Una cosa está clara: si eliges los chiles porque buscas nuevas emociones, odias los platos insípidos, o si estás siguiendo un instinto antiguo para evitar la comida en mal estado, con más y más chiles siendo cultivados para que sean cada vez más intensos, nunca nos faltará una comida picante en la mesa.

Sigue leyendo

Salud

Así se obtiene en diez días un tratamiento único para tu cáncer: ¿merece la pena pagarlo?

Avatar

Publicado

on

Por

Aunque médicos e investigadores quieren apoyar la creencia optimista de que el cancer ha pasado de ser una enfermedad incurable a una curable, el porcentaje de muertes por esta patología -la primera causa de mortalidad en varones y la segunda en mujeres en España- nos hace dudar de esta premisa. Aunque es cierto que en muchas clases de cáncer los porcentajes de curación son elevadísimos -algunos tipos de cáncer de mama, el de testículos o tiroides, por poner sólo algunos ejemplos-, en otras las cifras continúan siendo desoladoras -cáncer de páncreas y tumor cerebral, por nombrar otros-.

La investigación, liderada en casi todo el mundo por la industria farmacéutica, lleva décadas hablando de la medicina personalizada como paradigma para ir revirtiendo estas cifras. Para, en definitiva, ir poquito a poco ganándole la batalla al cáncer. 

Hay quien podría decir que la medicina personalizada ya está aquí desde entonces y no mentiría. Uno de los fármacos que revolucionó el tratamiento del cáncer de mama era el dirigido hacia una mutación específica del HER2, que empeoraba radicalmente el pronóstico de la enfermedad. Tras desarrollarse el trastuzumab los porcentajes de curación de éste subtipo de tumor se multiplicaron. 

Pero todo parece indicar que en la actualidad se está yendo más allá y el principal culpable es el genoma. Desde que hace 18 años se publicara la primera secuenciación completa de nuestro ADN, el conocimiento en torno a su funcionamiento se ha multiplicado, al mismo tiempo que se reducía radicalmente su precio.  

La compañía Foundation Medicine, que es propiedad en algo más de un 50% de la farmacéutica Roche, apuesta por la secuenciación del genoma completo como medicina personalizada del futuro. En realidad, ese futuro ya es pasado y presente para alrededor de 360.000 pacientes. 

Su test busca 324 genes y no se limita a secuenciar; los datos se acompañan de un informe, una recomendación de tratamientos y una confirmación del diagnóstico. Como muestra, el caso de un paciente de 51 años -cuyo nombre no se desvela- cuyo médico recomendó esta prueba, que demostró que lo que padecía era un cáncer de próstata y que, además, podía beneficiarse de alguno de los tratamientos personalizados ya existentes. 

Según explica el director de Molecular Tumour Profiling del University Hospital de Zurich, Martin Zoche, el ADN no se extrae de células sanas, como sucede en otros test genómicos que evalúan el riesgo de enfermedad más que el estado de ésta, sino de una biopsia del tejido tumoral. Ésta llega a los laboratorios que tiene Foundation Medicine en el mundo: las muestras europeas viajan a Zúrich, Suiza, donde son analizadas en el laboratorio de Zoche, curiosamente uno de los primeros edificios diseñados por el arquitecto Santiago Calatrava.

Después de que lo examine al microscopio una patóloga, al tejido -que tiene que tener un mínimo de 24% de células tumorales -se le extrae el ADN. Sólo interesan los 46 cromosomas, el resto se desecha.

Sigue leyendo

Tendencias