Connect with us

Familia

Cómo convivir con adolescentes

Publicado

on

“¿Cuánto dura esto?” Esta es la pregunta que, con más frecuencia, me plantean los padres y madres de adolescentes en mis talleres y es que la mayoría de ellos desconocen tres cuestiones que, a mi entender, son importantes. La primera de ellas es que la adolescencia es una etapa, y como tal, no dura toda la vida, aunque a algunos, se les haga interminable. La segunda es que no saben cuándo comienza, tan solo advierten algunos cambios de conducta en sus hijos e hijas pero, a menudo, lo interpretan como algo que está fallando “¡con lo bien que iba todo…!”, y por último, todos padecen una especie de amnesia y no recuerdan que ellos también pasaron por esa etapa de la vida.

Con respecto al comienzo de la adolescencia, aunque esta sociedad se empeñe en adelantarla cada vez más, podemos decir que comienza entre los 11 y los 13 años, con una variación dependiendo del sexo, ya que los estudios confirman que las niñas comienzan y acaban el proceso de maduración un poco antes que los niños, pero cuidado, no podemos pensar que una niña de ocho o nueve años es una preadolescente o una adolescente es tan solo una niña, a pesar de la hipersexualización a la que se ven cada vez más sometidas.

¿Cuándo finaliza?

Entre los 19 y 21 años, aunque algunos psicólogos afirman que a los 25. Por lo tanto, dura una media de ocho años, existiendo una diferencia por sexo. Se trata por tanto, de una etapa un poco larga, sobre todo si carecemos de herramientas para una comunicación efectiva y una convivencia sana. ¿Recuerdas cuándo eras adolescente? ¿eres capaz de reflexionar sobre alguna cosa que hiciste durante esa etapa y que nunca le contaste a tus padres? Recordar tus años de adolescente te ayudará a calmar un poco las preocupaciones y a recobrar la confianza en tu hijo.

¿Qué ocurre en el cerebro durante este proceso?

La maduración cerebral: aunque el cerebro se desarrolla de manera gradual durante la infancia es, al final de esta cuando alcanza su tamaño máximo. Por lo tanto, se llega a la adolescencia con el cerebro prácticamente desarrollado pero falta la última fase, la maduración. Es la base del cerebro adulto. Este es un periodo donde se produce una extraordinaria reorganización cerebral, comparable a los tres primeros años de vida, por tanto, los cambios más importantes no están relacionados con el desarrollo cerebral, si no con un proceso de reorganización de las diferentes regiones cerebrales que mejora la comunicación entre las mismas. Es la base del cerebro adulto, donde empieza a formarse la identidad.

Se trata de un proceso biológico que está fuera de su control y que la doctora en Educación y terapeuta Jane Nelsen, identifica con el proceso de individualización. Este se caracteriza por una serie de cambios en la conducta de nuestros hijos que, todos los padres y madres de adolescentes, somos capaces de identificar…

Los adolescentes tienen la necesidad de descubrir quiénes son.

  • Atraviesan por enormes cambios físicos y emocionales (Un día no paran de hablar y al día siguiente se limitan a contestar con monosílabos).
  • Exploran y ejercitan su poder personal y su autonomía. Necesitan sentir su poder e importancia en el mundo. Dirigir, sin ser dirigidos.
  • La relación con los amigos tiene prioridad sobre las relaciones familiares. Necesitan construir relaciones con personas de su misma edad. Por tanto, empezarán a querer desmarcarse de los planes familiares.
  • Tienen una gran necesidad de privacidad. Sobre todo dentro de su entorno familiar.
  • Se trata de una etapa en la que subestiman a los padres, que pueden llegar a convertirse en “una vergüenza” para ellos (“No me dejes en la puerta”, “No me des la mano”, “No me beses”).
  • Se ven a sí mismos como omnipotentes y sabiondos.

El proceso de indvidualización a menudo parece rebeldía a los ojos de los padres. Esta es la causa principal por la que muchos padres reaccionan en lugar de actuar de forma reflexiva y auto modelando.

En mi opinión, este es un momento decisivo en la crianza de nuestros hijos ya que va a afianzar el patrón educativo que hayamos empleado con ellos hasta ahora. Si, hemos sido muy autoritarios, puede que se distancien, se vuelvan dependientes emocionalmente o bien se vean incapaces de madurar, ya que carecerán de habilidades para hacer sus propias decisiones. Si por el contrario, fuimos permisivos, se verán muy perdidos, sin límites e inseguros. Por tanto, esta etapa quizá nos remueva la conciencia y seamos conscientes de la necesidad de cambiar nuestro estilo educativo, lo que no implica cambiar de valores.

Las terapeutas, Jane Nelsen y Lynn Lott, afirman que los padres avivamos las llamas de la rebeldía de los adolescentes cuando:

  1. No comprendemos, respetamos o apoyamos el proceso de individualización.
  2. Tomamos este proceso, como algo personal (“Con todo lo que he hecho por ti…”)
  3. Nos sentimos culpables. (En Disciplina Positiva siempre decimos que no es cuestión de culpabilidad sino de responsabilidad).
  4. Nos asustamos de los errores de nuestros hijos. (Cuando es inevitable que los cometan. Y no solo ellos, nosotros, como padres, también).
  5. Tratamos de impedir la individualización a través de la culpa, el castigo, la humillación, la sobreprotección o la negligencia.
  6. Pensamos que la forma en la que se comportan nuestros hijos será para siempre.
  7. No respetamos el hecho de que nuestro hijo sea diferente y pueda elegir un estilo de vida con el que no estemos de acuerdo.

Se trata por tanto, según las terapeutas, de dejar de ser el piloto y convertirse en el copiloto. No importa si te dicen constantemente que les dejen en paz, necesitan tu apoyo y sentir que estás a su lado.

Familia

Día del Padre 2019 | 30 frases e imágenes para desear feliz día a papá

Publicado

on

Es el superhéroe de los niños, el que todo lo puede; el que los protege de las pesadillas y de los fantasmas, y con quien pueden vivir aventuras inimaginables. Así identifican muchos hijos a su papá y, por este motivo, es costumbre felicitarlos todos los 16 de junio con motivo del Día del Padre. Esta tradición que comenzó a celebrarse desde 1948 y coincide con el día de San José, considerado por los católicos como un modelo de padre, humilde y trabajador.

De esta manera, el Día del Padre es una buena oportunidad para manifestar todo el amor y el respeto hacia los progenitores. Esta lista de frases e imágenes te ayudará a celebrar esta fecha de una manera divertida y creativa.

Frases célebres

“Un hermano es un consuelo, un amigo es un tesoro, un padre es ambos”. Benjamin Franklin (1706-1790), político, científico e inventor estadounidense.

“El sueño del héroe es ser grande en todas partes y pequeño al lado de su padre”. Víctor Hugo (1802-1885), poeta, dramaturgo y novelista romántico francés.

“Es un hombre sabio el que conoce a su propio hijo”. William Shakespeare (1564-1616), dramaturgo, poeta y actor inglés.

“¡Cuán grande riqueza es, aun entre los pobres, el ser hijo de buen padre!”. Juan Luis Vives (1493-1540), humanista, filósofo y pedagogo español.

“Es la propia naturaleza la que nos impulsa a amar a los que nos han dado la vida”. Marco Tulio Cicerón (106-43 a.C.), jurista, político, filósofo, escritor y orador romano.

Frases anónimas para felicitar el Día del Padre

«Un padre tiene la sabiduría de un maestro y la sinceridad de un amigo. ¡Feliz día del padre!«

«Algunos héroes no tienen capa. A estos los llamamos papá. ¡Feliz día del padre!»

«Mi querido padre sigue siendo un álbum de fotos almacenado en la memoria de mi corazón«.

«A veces el hombre más pobre deja a sus hijos la herencia más rica: el amor«.

«Para mi amigo más leal, sincero y desinteresado. El mejor de todos. Mi Papá».

«Porque cuidas de tu familia como el más valioso de los tesoros. ¡Muchas Felicidades Papá!»

«Cuando me equivoco me ayudas, cuando dudo me aconsejas y siempre que te llamo estás a mi lado. ¡Gracias Papá!«

Frases sobre ser papá

«Un buen padre vale por cien maestros. ¡Feliz día del Padre!»

«Cualquiera puede ser padre, pero solo un hombre de verdad puede ser papá».

«Entre más años tengo, más quiero y entiendo a mi padre«.

«Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve pianista».

«Un padre supone más que todos los profesores de una vida«.

«Un papá es un hijo que parece duro y espinoso por fuera, pero es puro y dulce en su interior«.

Imágenes para felicitar a papá

Imágenes Día del Padre
Imágenes Día del Padre 2019
Imagen Día del Padre
Imagen Día del Padre 2019

El mejor papá del mundo

Imágenes para felicitar el Día del Padre 2019
Imágenes para felicitar el Día del Padre
Imagen para felicitar el Día del Padre 2019
Imagen para felicitar el Día del Padre
Imagen para el Día del Padre

Imágenes divertidas del Día del Padre

Imagen divertida para el Día del Padre
Imagen divertida para el Día del Padre 2019
Imagen divertida Día del Padre

Historia del Día del Padre

La fecha del Día del Padre varía en función del lugar. En países como España e Italia se festeja el 19 de marzo (día de San José, padre de Jesús), debido a la tradición cristiana. En el caso español, su origen se remonta a 1948, cuando la maestra madrileña Manuela Vicente decidió organizar la celebración a petición expresa de algunos padres, celosos por que solo hubiera un Día de la Madre. Ya en los años 50, la iniciativa cogió vuelo gracias al respaldo de grandes almacenes com Galerías Preciados y El Corte Inglés, que vieron en la jornada un filón para incrementar las ventas

En otras muchas naciones, en cambio, el Día del Padre se conmemora el tercer domingo de junio, por influencia de Estados Unidos. En el país norteamericano, el impulso partió de Sonora Smart, una mujer que en 1910 quiso homenajear a su progenitor por haber criado en solitario a ella y a sus cinco hermanos. La festividad fue ganando adeptos con los años (quedó institucionalizada en 1966 de la mano del presidente Lyndon B. Johnson) y desde EEUU se extendió por gran parte del mundo.

Sigue leyendo

Familia

“Las terapias alternativas juegan con la desesperación de muchos padres de niños con autismo”

Publicado

on

Otto, el primogénito de la escritora Viviana Fernández-Pico (Lugo, 39 años), tardaba en aprender hablar, su desarrollo no era como el de los niños de su entorno pero los médicos no le ponían nombre a lo que le pasaba. Después de nueve años, el pequeño fue diagnosticado con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA). Fernández-Pico publica ahora Te dibujaré una armadura, un libro que resume en apenas 200 páginas la historia “neuroatípica” de su hijo. La escritora explica que esta novela ha sido su «salida del armario», que necesitaba normalizar la situación del niño.

Según Fernández-Pico, la obra es un homenaje a Otto, el gran protagonista de la historia. Sostiene que por una vez quería dejar a un lado todo lo malo y señalar las cualidades de su hijo, como lo cariñoso y sensible que es. Y también quiere sacudirse la imagen de madre coraje. «Mi libro no es una guía de autoayuda para padres con hijos diagnosticados con autismo». Lo que ella busca es el respeto hacia niños como el suyo y dejar de lado la pena. «Mi hijo no es una carga», dice con contundencia.

Sigue leyendo

Familia

Ser padre: la paternidad

Publicado

on

A los nuevos papás a veces les resulta complicado encontrar su sitio. ¿Es posible encontrar el equilibrio entre el papel de padre con autoridad y el de padre amigo? ¿Cómo complementar a la mamá? Todos los aprendices de padre se han planteado alguna vez estas preguntas.

Más cariñosos y también más presentes en el día a día de su hijo, los padres tienen un papel fundamental, que va más allá de la simple encarnación de la autoridad. Cada padre tiene que encontrar el sitio que le corresponda para vivir de la mejor forma posible su paternidad.

Ser padre hoy: evolución del papel del padre

Hasta finales del siglo XX en Occidente, el padre encarnaba la ley y, por consiguiente, la autoridad. Su papel tenía una importancia crucial en la socialización de los hijos. En este esquema tradicional, la presencia afectiva y la responsabilidad de las cuestiones cotidianas recaían en la madre. Sin embargo, desde que las mujeres se han incorporado al trabajo fuera de casa, este modelo ha perdido vigencia.
El papel de los padres ha ido cambiando. En la actualidad suelen ser más cariñosos con sus hijos y se atreven más a expresar sus sentimientos. Aun así, siguen representando la autoridad (un valor importante para el niño). Además, ofrecen una alternativa a la relación de fusión entre la madre y el bebé, una función clave para el bienestar de toda la familia.

Un puente entre la familia y la sociedad

A riesgo de caer en la caricatura, podemos decir que estos nuevos padres dan a sus hijos cosas que a las madres les cuesta más dar: animar al niño a descubrir el mundo exterior, potenciar sus ganas de explorar su entorno, etc. Así, al jugar con su bebé, los padres no dudan en romper las reglas, en mezclar diferentes juegos… Les encanta armar jaleo, cosa que a los pequeños… ¡les encanta!

El padre representa de algún modo el puente entre la afirmación de sí mismo dentro de la familia y la integración en la vida en sociedad.

¡Todavía queda mucho camino por delante!

Aunque algunos padres se implican mucho más en las tareas domésticas y el cuidado de los hijos, las cifras ponen de manifiesto un importante desequilibrio entre las horas que mamás y papás dedican a sus hijos.

Los estudios revelan también que son las madres las que se encargannormalmente de los deberes y de todo lo que tiene relación con el colegio. Sin embargo, la implicación del padre es, evidentemente, muy positiva para el desarrollo del niño. Repartíos el trabajo: por ejemplo, los deberes de mates con papá, los de inglés con mamá. O los deberes para mamá y las relaciones con los profesores para papá…

Una repartición de las tareas y las responsabilidades es importante para la pareja, puesto que se trata de actosrepetitivos que contribuyen a dar seguridad y tranquilidad a los pequeños. Por eso, es vital que el padre participe plenamente en ellas, y de paso «alivie» el día a día de la madre, ya que una mamá más relajada, significa también un niño más tranquilo.

Sigue leyendo

Tendencias