Connect with us

Salud

Pfizer ocultó indicios de que uno de sus fármacos podría prevenir el alzhéimer

Publicado

on

Fue un hallazgo sorprendente. En 2015, tras analizar cientos de miles de reclamaciones de seguros, un equipo de investigadores de Pfizer descubrió que uno de los fármacos superventas de la compañía, el Enbrel, un potente antinflamatorio para tratar la artritis reumatoide, podía reducir el riesgo de padecer alzhéimer en un 64%. Así lo revela The Washington Post en una información exclusiva, basada en documentos internos de la compañía a los que ha tenido acceso.

Sucede que verificar esos efectos del medicamento habría requerido un costoso ensayo clínico. Y, tras un largo debate interno, el gigante farmacéutico decidió no proseguir con la investigación y no hacer públicos los resultados, según ha confirmado la compañía al diario.

“El Enbrel podría potencialmente prevenir, tratar y ralentizar la progresión del alzhéimer”, decía el documento de PowerPoint, según The Washington Post, preparado por un grupo de investigadores de Pfizer para presentar a un comité interno de la compañía en febrero de 2018. Dichos expertos, del departamento de enfermedades inflamatorias e inmunología, pidieron a Pfizer llevar a cabo un ensayo clínico con miles de pacientes y un coste estimado de 80 millones de dólares (71,2 millones de euros).

Pero, según explicó Pfizer al Post, después de tres años de estudios internos la compañía entendió que la expectativa de que el Enbrel previniera el alzhéimer no era alta porque el fármaco no alcanza directamente el tejido cerebral. La decisión de no continuar investigando fue exclusivamente científica, dijo un portavoz de la compañía. Asimismo, consideraron que publicar un resumen de sus hallazgos estadísticos no habría cumplido con sus «rigurosos estándares científicos”.

Pfizer sí compartió sus datos en privado con al menos un científico prominente, según el Post. Pero otros investigadores consultados por el diario consideran que, al menos, la compañía debía haber publicado esos datos para que pudieran acceder a ellos otros científicos. Las compañías farmacéuticas han sido blanco frecuente de críticas por ocultar los efectos negativos de sus productos. Pero no existe consenso sobre qué obligaciones tienen las farmacéuticas de difundir posibles efectos positivos nuevos.

La búsqueda de tratamientos para el alzhéimer ha sido hasta la fecha frustrante. A pesar de los miles de millones invertidos en investigación, no se encuentra un fármaco que prevenga o trate eficazmente esta enfermedad neurodegenerativa, la forma más común de demencia, que se caracteriza por la pérdida de memoria y otras capacidades mentales y que, hoy por hoy, es incurable y afecta, al menos, a medio millón de pacientes nuevos al año. Más de 400 ensayos clínicos han fracasado desde que el último fármaco para el alzhéimer, que solo trata los síntomas y de manera temporal, fuera aprobado hace más de 10 años.

No es infrecuente que medicinas desarrolladas para tratar una condición acaben siendo utilizadas para otra. La propia Pfizer conoce un sonado caso de éxito: el de la popular Viagra, que fue concebida para tratar la hipertensión y ha acabado como tratamiento para la disfunción eréctil, generando multimillonarias ganancias para la compañía. A diferencia de aquel caso, Enbrel no está protegido en la actualidad con una patente exclusiva, como sí lo estaba en su momento la Viagra, lo que reduce las ganancias y los incentivos para investigar otros usos del fármaco.

En el momento en que concluían las deliberaciones internas sobre el Enbrel, de hecho, Pfizer estaba abandonando la investigación sobre alzhéimer. La compañía anunció en enero de 2018 el cierre de su división neurológica tecnológica. Aquella misma semana, se conoció el fracaso de dos fármacos experimentales desarrollados por otras compañías.

Salud

La ciencia revela seis ejercicios para no engordar a pesar de tus genes

Publicado

on

En 2015, la revista Nature confirmó que la genética es el factor que más influye en el sobrepeso y la obesidad, por encima de la dieta o el ejercicio. Sin embargo, para controlar el almacenamiento excesivo de grasa, muchos especialistas se centran en acabar con los malos hábitos dietéticos y el sedentarismo.

Ahora, un nuevo estudio liderado por la Universidad de Taiwan revela qué tipo de actividades son las más eficaces para frenar esta enfermedad crónica, que solo en España afectaba a 24 millones de personas en 2016.

La investigación ha sido elaborada en 18.000 personas de entre 30 y 70 años, que formaban parte de una base de datos china de investigación biomédica.

Publicado en la revista PLoS Genetics, el trabajo confirma que practicar jogging(correr de forma más pausada) era la mejor forma de controlar la obesidad, seguida de otros deportes como el ciclismo de montaña, el senderismo, la marcha atlética, ciertas modalidades de baile y el yoga.

Según los autores, estos deportes ayudan a reducir el índice de masa corporal (IMC) en individuos, cuya genética les hace más propensos a tener un peso excesivo. Pero, ojo, habría que practicarlos de forma regular, es decir, tres veces a la semana durante, al menos, 30 minutos.

Por otra parte, actividades como el ciclismo, los estiramientos o la natación no evitan los efectos de tu genética sobre la obesidad. “Con los estiramientos se consume menos energía y la natación estimula el apetito”, explica Wan-Yu Lin, principal investigador del estudio.

Genética de la obesidad

Para analizar los factores que influyen en la obesidad, las investigaciones anteriores solo habían tenido en cuenta el IMC. “Hasta ahora, se ha examinado este único factor porque es fácil de calcular, pero si solo se tiene en cuenta la altura y el peso, se desestima el porcentaje de grasa que existe en el cuerpo”, añade Wan-Yu Lin.

El estudio ha considerado otros cuatro indicadores de obesidad que también están ligados a problemas del metabolismo. De esta forma, se ha centrado fundamentalmente en cinco medidas: perímetro de la cintura y la cadera, IMC, porcentaje de grasa corporal y relación entre cintura y cadera.

Aunque el problema de la obesidad es complejo y multifactorial, este nuevo estudio precisa el tipo de actividad física más recomendable para las personas afectadas por esta enfermedad, que supone una de los mayores complicaciones sanitarias en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad causan alrededor de 2,8 millones de muertes al año en el mundo.

Sigue leyendo

Salud

Una de cada cinco personas con hepatitis C en Cataluña desconoce estar infectada

Publicado

on

El Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña estima que una de cada cinco personas infectadas de hepatitis C en Cataluña desconoce que padece dicha enfermedad. Apoyándose en un estudio del año 2018 del Hospital Clínic, calcula una afectación de 30.000 personas, y recalca que en más del 96% de los casos tratados se consigue la cura.

Esta enfermedad sigue siendo una de las primeras 15 causas de mortalidad en Cataluña, por encima de otras como el sida, la tuberculosis o la malaria. La OMS calcula que para en el resto del mundo, esta hepatitis causa 1,34 millones de muertes anuales y provoca dos de cada tres muertes por cáncer de hígado. Según explicó ayer la consejera de Salud, Alba Vergés, desde 2014 se han tratado un total de 28.000 pacientes. Durante el año pasado 5.605 personas fueron atendidas en Catalauña con una media de edad de 56 años de los que el 58% eran hombres y el 42% mujeres.

Con el actual tratamiento, que no supera las 12 semanas, suministrado por vía oral y sin efectos secundarios, se ha conseguido alcanzar unas tasa de curación del 96,4%, mejorando las cifras de hace un par de años que no llegaban al 94%.

Eliminarla en 2025

Vergés recordó que la Generalitat, responsable de las competencias sanitarias, ha gastado más de 323 millones de euros en este tratamiento, unos 7.000 euros por paciente, y aprovechó la rueda de prensa para arremeter contra el Estado: “No ha habido ningún plan económico en España para ayudar a hacer frente a estos gastos”.Joan Guix, secretario de Salud Pública, señaló que la forma de contagio más frecuente son las relaciones sexuales con entre el 65% y el 68% de los casos, a larga distancia aparecen otras vías como las intervenciones maxilofaciales o el consumo de drogas intravenosas.

Joan Colom, director del Programa de Prevención, Control, y Atención del VIH y las hepatitis víricas, insistió en que el actual tratamiento de la hepatitis C es “sencillo, de corta duración y muy eficaz”.Colom se mostró confiado en poder eliminar el virus en Cataluña alrededor del año 2025, incidiendo en poblaciones en las que el virus tiene una mayor incidencia como los consumidores de drogas, población reclusa en centros penitenciarios, personas procedentes de países con mayor prevalencia de la enfermedad, e infectados de VIH.

Sigue leyendo

Salud

Goma: la ciudad que debe frenar un ébola descontrolado

Publicado

on

La capital provincial y volcánica de Goma asume, entre trajín y jabón, las miradas del mundo entero. Sobre ella pesa ahora la responsabilidad de frenar la propagación de la epidemia al resto del mundo y tanto los ciudadanos como los trabajadores sanitarios, gestionan la Emergencia de Salud Pública Internacional decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre el esmero y la normalidad.

Goma: la ciudad que debe frenar un ébola descontrolado

Este nivel de alerta, el máximo, ha sido decretado en cuatro ocasiones anteriormente y la consecuencia esperada en esta epidemia es que aumente la implicación internacional en su erradicación: más financiación, más recursos humanos, más expertos… “Esperamos que esta decisión pueda permitir acabar más rápidamente con la epidemia, por la toma de conciencia a nivel internacional”, confía el responsable de Médicos sin Fronteras para el ébola en el Congo, Antoine Gauge, que gestiona in situ las operaciones. Aunque considera que la clave está, justamente, en la población. “Nos hemos dado cuenta de que la respuesta médica no es suficiente para responder a una epidemia de ébola”, afirma Gauge, “es fundamental que los pacientes y las comunidades sean actores del centro de la respuesta contra el ébola”. La epidemia, reitera, no está controlada.

En el mercado BDGL, Karaoke calienta la sartén mientras regaña a los compradores que hacen cola sin haber pasado por el grifo antes. “¡No quiero que el ébola se meta en mis creps!. Yo no vendo a nadie que no haya pasado por el control y se haya lavado las manos.” Samy, el zapatero, también colabora espontáneamente para concienciar. Como ellos, son muchos los que obedecen a John Mutima, quien, con el peto del ministerio y termómetro en mano, va midiendo la temperatura a la entrada del mercado mientras invita a pasar por el cloro.

En estos momentos solo hay un Centro de Tratamiento de Ébola (CTE) en Goma y está en pleno centro de la ciudad. No es un edifico aislado sino un departamento dentro del mismo del Hospital General, y hay solo 22 camas. Ahora, solo hay pacientes “sospechosos”, aparte del caso uno, el pastor evangelista, no se ha confirmado ningún otro, pero hay que esperar unos días para ver si la epidemia se enciende en Goma. Y si ya ha cruzado la frontera. Pero hay un segundo CTE que tiene previsto abrir la semana que viene; se está acabando de construir.

Son 97 las personas registradas que contactaron con el pastor que falleció, pero la mayoría, según el Ministerio de Salud, ya han sido localizadas y vacunadas. Y, aunque no están aisladas, se las monitoriza con controles constantes. El Ministerio de Salud en colaboración con la OMS y Médicos Sin Fronteras, ha activado la respuesta en forma de vacunaciones, vigilancia y prevención.

Desde la última epidemia en África del oeste, en 2014-2015, se ha avanzado mucho en términos médicos. Ahora existen tratamientos y vacunas (que tiene una eficacia del 99% si se ha aplicado con anterioridad al contagio), un cambio radical en la lucha contra la enfermedad, pero los desafíos del brote en la República Democrática del Congo son otros: el ébola se ha colado en medio de un terrible conflicto. La inseguridad hace difícil el acceso a varias zonas afectadas por el virus, pero además, hay resistencia a aceptar el brote en algunas regiones. Desde el mes de enero, se han registrado casi 200 ataques contra trabajadores sanitarios y centros de tratamiento.

Ahora, la ciudad de Goma, con dos millones de personas y cruce de caminos y comercio, está en el  centro del futuro de la epidemia. La OMS ya ha dicho que el positivo en Goma “lo ha cambiado todo”. La gestión de la alerta en esta ciudad marcará la magnitud de la epidemia.

Sigue leyendo

Tendencias