Connect with us

Salud

El “huérfano del cáncer” que dedicó toda su vida a intentar curarlo

Publicado

on

Frederick Alt tiene muy claro por qué ha dedicado su vida a la ciencia. “Mi madre murió cuando yo tenía ocho años. Tenía cáncer de mama. Mi padre murió cuando yo tenía 11. Tenía cáncer de próstata. De repente me convertí en un huérfano del cáncer”, relata este veterano biólogo molecular (Pensilvania, EE UU, 1949). Nacido en una familia humilde, Alt se fue a vivir con su hermana, que tenía seis hijos. “Para cuando cumplí 16 años ya tenía claro que lo que quería hacer en mi vida era investigar el cáncer”, relata. Fue el comienzo de una larga carrera de investigación básica en la que Alt ha hecho contribuciones fundamentales para la comprensión del cáncer y la mejora de los tratamientos contra muchos tumores, especialmente los infantiles.

En los setenta Alt codescubrió que el cáncer no debería existir. Sus investigaciones en el laboratorio de Robert Schimke en la Universidad de Stanford desvelaron que las células tumorales albergan en su núcleo miles de copias de algunos genes —las células sanas suelen tener solo dos—, y cromosomas completos multiplicados, un fenómeno conocido como inestabilidad genómica. En lugar de matar a la enfermedad tal y como le pasaría a cualquier ser vivo que sufriese esas aberraciones, estas alteraciones fortalecen a la enfermedad, pues le permiten evolucionar mucho más rápido que las células sanas, hasta desarrollar inmunidad a algunos fármacos.

Alt dirige el programa de medicina celular del prestigioso Hospital Infantil de Boston y es profesor de genética de la Universidad de Harvard. Aunque su objetivo siempre ha sido hacer investigación básica del cáncer, su trabajo ha contribuido a mejorar el diagnóstico y tratamiento de muchos tipos de tumores de forma individualizada en función de su perfil genético. En los últimos años ha derivado hacia el estudio del cerebro y sus enfermedades, pues ha descubierto que las neuronas de personas con enfermedades mentales presentan aberraciones genéticas similares a las de las células tumorales. En esta entrevista ofrecida durante una reciente visita al Centro Nacional de Biotecnología, en Madrid, Alt analiza los actuales tratamientos contra el cáncer y reflexiona sobre cómo mejorarlos.

Los tumores también desarrollarán resistencia a la inmunoterapia

Pregunta. ¿Qué nos falta para que los actuales tratamientos del cáncer funcionen con todos los pacientes y combatan todos los tumores?

Respuesta. Hay que hacer aún mucho trabajo de investigación básica para entender por qué unos tumores responden a los tratamientos y otros no. Tiene que haber algo de su composición genética general de la persona o del tumor que lo explique. Aún nadie sabe qué es. El problema es que las terapias del cáncer en general, incluidas las más dirigidas, que atacan a un antígeno o a una proteína muy específica, acaban funcionando como un factor que selecciona una minoría de células tumorales que son inmunes al medicamento, son resistentes. Este es un problema también surgirá con la inmunoterapia.

P. Es una carrera constante

R. Sí, el cáncer evoluciona muy rápido. La ciencia también. Ahora se pueden hacer cosas imposibles hace unos años, como detectar el tipo de resistencia que ha desarrollado un tumor y evitarla con otro compuesto. Pero incluso así necesitamos que este toma y daca sea continuo, porque los tumores siguen evolucionando y desarrollando resistencias.

P. ¿Cómo afronta ese problema en sus investigaciones?

R. Al comienzo de mi carrera, en los años 70, me centré en investigar por qué algunas células tienen la capacidad de fabricar mayor cantidad de una proteína determinada. Una de las cosas que descubrimos es cómo las células del cáncer evolucionaban para desarrollar resistencia al metotrexato, una quimioterapia que por entonces era muy efectiva. Desarrollamos una nueva tecnología para contar cuántas copias de cada gen tenían estas células y entonces, de repente, descubrimos algo completamente increíble en aquel momento. Todas las personas tenemos normalmente dos copias de cada gen para fabricar proteínas, pero las células del cáncer, a medida que pasa el tiempo y evolucionan, podían desarrollar hasta 500.000 copias del gen para la proteína que necesitaban. Cuanta más quimio les daban, más copias desarrollaban, lo que les permitía sobrevivir. Nosotros solo pretendíamos responder preguntas muy básicas, pero al final descubrimos el mecanismo de amplificación genética, un fenómeno importantísimo para entender el cáncer sobre el que hoy puedes encontrar más de 100.000 estudios.

Decubrimos que el neuroblastoma, el tipo de cáncer cerebral más común y mortal en niños, presenta las mismas aberraciones genéticas que las células cancerosas inmunes a la quimioterapia

P. ¿Hicieron descubrimientos que influyeron en el tratamiento del cáncer?

R. Investigamos un tipo de tumores cerebrales y descubrimos un oncogén, N-Myc, que estaba amplificado con un número de copias altísimo. Eso tuvo una enorme repercusión porque sabiendo qué genes están amplificados puedes decidir qué tratamientos dar a cada paciente.

P. ¿Y ahora han encontrado un mecanismo similar que puede estar relacionado con las enfermedades neurológicas?

R. Descubrimos que el neuroblastoma, el tipo de cáncer cerebral más común y mortal en niños, presenta las mismas aberraciones genéticas que las células cancerosas inmunes a la quimioterapia. Vimos en ratones que existen mecanismos de reparación que corrigen estos errores, pero cuando desactivamos esos mecanismos los ratones desarrollan meduloblastomas severísimos [un tumor cerebral]. El problema es que la tecnología del momento no nos permitía investigar esto en detalle, así que hace una década tomamos la decisión de desarrollar toda una línea de nuevas técnicas para determinar cómo se reorganizan los genes, cómo se sitúan dentro del núcleo de cada célula. Con estas técnicas nos pusimos a estudiar células progenitoras de neuronas y descubrimos un grupo de unos 30 genes que siempre aparecen implicados. La mitad son los mismos genes que ya sabíamos que estaban implicados en el cáncer y la otra mitad producen proteínas claves para crear conexiones entre neuronas, las sinapsis. Y todos estos genes parecen jugar un papel en el autismo y muchas otras enfermedades mentales.

En el futuro próximo la inmensa mayoría de tumores serán manejables, crónicos

P. En muchas ocasiones lo observado en ratones no refleja del todo lo que sucede en humanos, especialmente en enfermedades mentales

R. El conjunto de genes afectados es exactamente el mismo en neuronas de ratones y de humanos. Y el hecho es que ya se sabía que estos genes están implicados en enfermedades neuropsiquiátricas. Así que lo que estamos haciendo ahora es desarrollar células madre embrionarias que tienen estos genes afectados, las introducimos en embriones de ratón y generamos animales que tienen estos genes afectados en su corteza cerebral para estudiar su desarrollo y entender qué papel juegan estos genes en la aparición de enfermedades mentales.

P. ¿Cree que estos descubrimientos podrían acaban mejorando los tratamientos actuales?

R. Hablamos de investigación básica, así que el tiempo lo dirá. Ahora mismo hay muchos laboratorios que han comenzado a seguir nuestra línea de trabajo, es lo mismo que sucedió hace décadas. En aquellos casos nuestros descubrimientos sí mejoraron los tratamientos, el diagnóstico, la prognosis… Pero en cualquier caso estamos hablando de 10 o 20 años más de investigación hecha por una nueva generación de científicos.

P. ¿Cree que, como dicen algunos expertos, el cáncer será pronto una enfermedad no letal?

R. Esa es la esperanza para muchos tipos de cáncer. Antes se conseguía ya curar muchos cánceres con quimio o radioterapia. Y luego se desarrollaron terapias dirigidas a tumores específicos aún más efectivas. Y en esta década tenemos la inmunoterapia y hay que recordar que por ahora solo estamos usando un tipo de inmunoterapia, puede que se desarrollen muchos más. Uno de mis exalumnos, que ahora dirige uno de los hospitales oncológicos más importantes de EE UU, dice que todos los tumores serán crónicos en 10 años. Yo no creo que sea tan rápido, pero sí creo que en el futuro próximo la inmensa mayoría de tumores serán manejables, crónicos. Pero no podemos bajar la guardia, pues el cáncer siempre seguirá evolucionando con resistencia a los fármacos.

Salud

Crean una prometedora vacuna eficaz en la prevención de las caries

Publicado

on

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre el 60 y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries, y casi el 100% de los adultos padece este problema de salud bucodental. Sin embargo, esto podría cambiar gracias a unos investigadores del Instituto Wuhan de Virología (WIOV) de la Academia China de Ciencias, que han desarrollado una vacuna que parece proporcionar un elevado nivel de protección a los dientes frente a la aparición de caries.

Las pruebas de esta sustancia inmunizadora, que han sido realizadas en ratones, han evitado el desarrollo de las caries en el 64% de los casos. La investigación, que ha sido publicada en la revista Nature, no es la primera que se centra en lograr este objetivo, sino que ya desde 1972 se realizaban experimentos para dar con una vacuna frente a la caries y encontrar una solución definitiva a este trastorno que puede provocar incluso la pérdida de la pieza dental.

La vacuna para prevenir la caries resulto eficaz en el 64% de los ratones a los que se administró

En investigaciones anteriores de esta vacuna se consiguió evitar las caries, pero una de las proteínas utilizadas en su elaboración, una variante de la flagelina, causaba efectos secundarios importantes en las personas en las que era administrada. Por ello, siguieron trabajando en una nueva fórmula con este mismo prótido que no tuviese consecuencias indeseadas, hasta que dieron con esta nueva vacuna, que tiene efectos mínimos en la salud de los pacientes.

La vacuna protege frente a la aparición de placa bacteriana

La composición de la vacuna anticaries consiste en una fusión concreta de la proteína PAc (rPAc) con proteínas de flagelina recombinante de la Escherichia coli (E. Coli). Ambas sustancias actúan protegiendo los dientes del Streptococcus mutans, una de las bacterias que están asociadas a la aparición de la placa bacteriana y, con ella, el posible desarrollo de caries.

Yan Huimin, autor principal del estudio, ha explicado junto con sus compañeros que todavía faltan por realizar ensayos en seres humanos para comprobar si este fármaco protege de la misma manera a las personas, ya que, de ser así, podrían reducirse las cifras tan altas de caries entre la población –sobre todo la infantil–, que además denotan un abuso de los alimentos azucarados y una deficiente higiene bucal.

Sigue leyendo

Salud

Uno de los motivos de no ir al dentista: el miedo

Publicado

on

A muchas personas no les gusta acudir al dentista, y uno de los motivos más alegados para no acudir a este profesional es el miedo. Pero esta sensación se puede combatir con la ayuda de nuestro dentista y con información.

El miedo, una sensación muy común

En el año 2017, el Estudio Sanitas de Salud Bucodental reflejaba que el 14,9 por ciento de los encuestados admitían no acudir al dentista por miedo. “El miedo al dentista forma parte de la cultura popular desde tiempos ancestrales, y la representación cultural del dentista en el arte (cine, pintura, cómic…) está siempre asociada al dolor y otras experiencias negativas”, explica Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental. Ante la ausencia de dolor, un gran número de personas piensan que su boca se encuentra en un estado óptimo, por lo que acuden al dentista “cuando no hay más remedio y ya existe un problema, asociando el acudir a un odontólogo a algo negativo”, añade la especialista.

Esta sensación al ir al dentista se puede dar en varios niveles y, además, hay variables individuales que hacen que cada persona lo sienta de manera diferente. Al miedo exagerado “se le conoce como odontofobia, y se reconoce porque genera síntomas fisiológicos como temblores o sudor, además de provocar alteraciones en el sueño o ansiedad ante una revisión o tratamiento”, explica Sanitas. Escorial indica que “una mala experiencia o la falta de información pueden inducir en el paciente una sensación de malestar y dificultar el tratamiento por parte del odontólogo”.

Según la odontóloga, otro causante del rechazo al ir al dentista y que puede provocar la sensación de nerviosismo es el pensamiento de que acudir a este profesional supondrá un coste caro.

¿Quién sufre más?

La población adulta, y especialmente aquellas personas que han sufrido una mala experiencia, son el sector que más miedo presentan al acudir al dentista”, señala la odontóloga. Por su parte, los jóvenes y los niños no padecen miedo  gracias a “la evolución experimentada en las técnicas de anestesia y la cultura preventiva”, añade.

Intervenciones que causan miedo

Según Escorial, la colocación de la anestesia dental y las extracciones de piezas son las intervenciones que más inquietan a los pacientes. “En el caso de la anestesia, porque es el paso previo a un procedimiento indoloro, y en el caso de las exodoncias,  porque aunque el paciente no experimenta dolor, la anestesia local no elimina la percepción de determinados estímulos, como por ejemplo el de la presión”, explica la experta.

La técnica de sedación consciente

Esta técnica se utiliza en diversos casos: “Desde pacientes pediátricos, en donde no es posible realizar un manejo adecuado de la conducta; a pacientes especiales, en procedimientos de cirugía bucal y de implantes y pacientes odontofóbicos”, explica Escorial. La técnica de sedación consciente es un “tipo de sedación que disminuye de forma eficiente la tensión nerviosa y la ansiedad del paciente durante el tratamiento. Con ella, se preserva la capacidad de respuesta del paciente ante estímulos verbales del dentista, pudiendo colaborar siempre que el tratamiento odontológico lo requiera”, añade.

Cómo podemos prevenir el miedo

Escorial señala que “el miedo al dentista se combate con información adecuada y con prevención”. Para ello, hay que “establecer una relación de confianza con el profesional, que conozca nuestras limitaciones y el origen de nuestra dificultad, lo que le permitirá identificar las necesidades y las soluciones o técnicas aplicables a cada caso”, concluye la especialista.

Sigue leyendo

Salud

Si te despiertas con dolor de cabeza puede ser porque tus dientes rechinan de noche

Publicado

on

¿Te levantas por las mañanas con dolor de mandíbula, de cabeza o tensión en las cervicales? La causa puede ser el bruxismo, un problema que hace rechinar los dientes al apretar muy fuerte los superiores contra los inferiores realizando, al mismo tiempo, un movimiento hacia adelante y hacia atrás de manera continua e inconsciente.

El bruximo es común en la infancia y la adolescencia y se piensa que está relacionado con el propio desarrollo de la dentición y de los músculos y huesos de la cara. También puede tener un origen psicológico, ya que los nervios y la inseguridad propios de la edad pueden propiciar el rechinar de dientes por la noche. Sin embargo, cada vez se da con mayor frecuencia en adultos. De hecho, según la doctora Daniela Carranza, odontóloga y codirectora del Instituto Profesor Sada, en Madrid, más del 60 por ciento de la población sufre este problema. 

Se piensa que el estrés y la ansiedad pueden estar detrás de este trastorno. Aunque también puede deberse a una mala alineación dental, a la apnea del sueño o a patologías neurológicas. Las consecuencias a corto y largo plazo, si no se trata, pueden ser importantes. Por ejemplo, se puede sufrir hipersensibilidad dental, fracturas de piezas dentales, esmalte dañado, disfunción de la ATM (articulación temporomandibular), hipertrofia muscular y cefalea. 

rechinar-dientes-bruxismo

¿Cómo sé si sufro bruxismo?

Debido a que suele producirse por las noches, el paciente no suele ser consciente de ello, sino que lo detecta la pareja. También puede sospecharse por los síntomas como el dolor y porque el cansancio suele ser común en las personas que bruxan. Por eso, si se detectan señales de alarma, hay que acudir al odontólogo para que lo confirme.  

«Cuanto antes se trate, mejor», señala la doctora Carranza. El tratamiento es sencillo. Basta con poner una férula de descarga. Ésta debe tener un grosor, consistencia y ajuste adecuado y su objetivo es reducir el dolor, prevenir el desgaste dental y permitir un correcto funcionamiento de la musculatura masticatoria. Aunque, en muchos casos, no soluciona el origen del problema y es necesario recurrir a terapias psicológicas para disminuir el estrés y a técnicas de fisioterapia para aliviar la presión. En otros, será necesario un tratamiento ondontológico para recuperar el daño.

«Hay pacientes con los dientes destruidos debido a la presión que ejercen. En estas situaciones, hay que rehabilitarlos, devolverles su forma anatómica y, tras ello, colocar la férula. A veces se requiere alinearlos con ortodoncia para poder solucionar la maloclusión que empeora los efectos del bruxismo», concluye la especialista del del Instituto Profesor Sada. 

Sigue leyendo

Tendencias