Connect with us

Salud

Los perros pueden transmitir una peligrosa enfermedad contagiada por garrapatas

Publicado

on

La fiebre manchada de las Montañas Rocosas es un tipo de enfermedad infecciosa transmitida por garrapatas, unos insectos que a su vez sienten especial predilección por un animal doméstico cuya posesión está muy extendida: el perro.

En España existe una enfermedad similar, también transmitida por garrapatas, pero en ese caso es la fiebre botonosa mediterránea. Sin embargo, la fiebre manchada de las Montañas Rocosas no se encuentra en Europa, sino que es endémica de la zona de Centro América y América del Norte.

En ambos casos, el microorganismo causante es la Rickettsia spp, aunque en el caso de la fiebre manchada de las Montañas Rocosas se trata del subtipo Rickettsia rickettsii. Precisamente este microorganismo fue capaz de causar una epidemia no controlada de fiebre manchada de las Montañas Rocosas en Mexicali (México), afectando a más de 1.000 individuos desde el año 2008. Y, según un reciente estudio publicado en la revista The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene, los perros ayudaron de forma significativa a esparcir el brote.

El perro como transmisor de enfermedades letales

Para el estudio, los investigadores examinaron perros y garrapatas y encuestaron a hogares de 200 vecindarios de la zona de Mexicali. En la mitad de los barrios se habían diagnosticado casos de transmisión de fiebre manchada de las Montañas Rocosas a humanos. Sin embargo, solo una de cada 1.000 garrapatas estaba infectada, aunque había vecindarios con un riesgo muy elevado, donde hasta 1 de cada 10 garrapatas estaba infectada.

Según Janet Foley, autora principal del estudio, de la Escuela de Medicina Veterinaria de la Universidad de California, vivir en uno de los vecindarios de alto riesgo implicaría que, con tan solo recibir cinco picaduras de garrapata marrón, la exposición a la enfermedad estaría casi asegurada.

La garrapata marrón del perro, la cual se hospeda en este animal y también es capaz de morder a humanos, suele vivir en ambientes cálidos y áridos. Así mismo, algunos estudios han sugerido que este tipo de insecto suele prosperar en áreas de pobreza, donde los perros callejeros son numerosos, algo que a su vez hace aumentar la población de garrapatas marrones y por tanto el riesgo de contraer fiebre manchada de las Montañas Rocosas. De hecho en Mexicali, el riesgo de contraer la enfermedad era mayor en aquellos individuos que habitaban al borde de los barrios más pobres o en las áreas rurales, fuera de la ciudad.

De los 284 perros analizados, la mitad estaban infestados con garrapatas, y algunos de ellos eran portadores de miles de ellas. Así mismo, se detectó que 3 de cada 4 perros habían sigo infectados por la Rickettsia rickettsii, el agente transmisor de la enfermedad, en algún momento de su vida, un dato que sorprendió a Foley y su colegas. 

Cuando un ser humano contrae la fiebre manchada de las Montañas Rocosas empieza a desarrollar síntomas en apenas una o dos semanas tras ser picado por una garrapata infectada. Se desarrolla fiebre, náuseas, dolor de cabeza y dolor muscular. Cuando los microorganismos llegan a los vasos sanguíneos, la sangre empieza a acumularse debajo de la piel, dando lugar a las características manchas rojas de la enfermedad. Cuanto más se tarde en buscar tratamiento, la probabilidad de muerte aumenta.

Por otro lado, en el estudio también se evaluó el conocimiento de la población sobre esta enfermedad, llegando a la conclusión de que hasta el 80% de los residentes había oído hablar de ella, pero menos de la mitad usaba pesticidas para prevenir picaduras.

Aún así, según los investigadores, una epidemia de estas características sería poco probable en los Estados Unidos, siempre que las garrapatas estén bien manejadas. Aún así, el aumento de las temperaturas debido al cambio climático está preocupando a los expertos, dado que la garrapata marrón irá moviéndose hacia las zonas del norte, y aumentando los casos de picaduras a los humanos. De hecho, algunos trabajos ya han sugerido que a mayor aumento de temperatura, más actividad y agresividad tienen las garrapatas.


Salud

Crean una prometedora vacuna eficaz en la prevención de las caries

Publicado

on

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) entre el 60 y el 90% de los niños en edad escolar tienen caries, y casi el 100% de los adultos padece este problema de salud bucodental. Sin embargo, esto podría cambiar gracias a unos investigadores del Instituto Wuhan de Virología (WIOV) de la Academia China de Ciencias, que han desarrollado una vacuna que parece proporcionar un elevado nivel de protección a los dientes frente a la aparición de caries.

Las pruebas de esta sustancia inmunizadora, que han sido realizadas en ratones, han evitado el desarrollo de las caries en el 64% de los casos. La investigación, que ha sido publicada en la revista Nature, no es la primera que se centra en lograr este objetivo, sino que ya desde 1972 se realizaban experimentos para dar con una vacuna frente a la caries y encontrar una solución definitiva a este trastorno que puede provocar incluso la pérdida de la pieza dental.

La vacuna para prevenir la caries resulto eficaz en el 64% de los ratones a los que se administró

En investigaciones anteriores de esta vacuna se consiguió evitar las caries, pero una de las proteínas utilizadas en su elaboración, una variante de la flagelina, causaba efectos secundarios importantes en las personas en las que era administrada. Por ello, siguieron trabajando en una nueva fórmula con este mismo prótido que no tuviese consecuencias indeseadas, hasta que dieron con esta nueva vacuna, que tiene efectos mínimos en la salud de los pacientes.

La vacuna protege frente a la aparición de placa bacteriana

La composición de la vacuna anticaries consiste en una fusión concreta de la proteína PAc (rPAc) con proteínas de flagelina recombinante de la Escherichia coli (E. Coli). Ambas sustancias actúan protegiendo los dientes del Streptococcus mutans, una de las bacterias que están asociadas a la aparición de la placa bacteriana y, con ella, el posible desarrollo de caries.

Yan Huimin, autor principal del estudio, ha explicado junto con sus compañeros que todavía faltan por realizar ensayos en seres humanos para comprobar si este fármaco protege de la misma manera a las personas, ya que, de ser así, podrían reducirse las cifras tan altas de caries entre la población –sobre todo la infantil–, que además denotan un abuso de los alimentos azucarados y una deficiente higiene bucal.

Sigue leyendo

Salud

Uno de los motivos de no ir al dentista: el miedo

Publicado

on

A muchas personas no les gusta acudir al dentista, y uno de los motivos más alegados para no acudir a este profesional es el miedo. Pero esta sensación se puede combatir con la ayuda de nuestro dentista y con información.

El miedo, una sensación muy común

En el año 2017, el Estudio Sanitas de Salud Bucodental reflejaba que el 14,9 por ciento de los encuestados admitían no acudir al dentista por miedo. “El miedo al dentista forma parte de la cultura popular desde tiempos ancestrales, y la representación cultural del dentista en el arte (cine, pintura, cómic…) está siempre asociada al dolor y otras experiencias negativas”, explica Manuela Escorial, odontóloga de la Dirección Asistencial de Sanitas Dental. Ante la ausencia de dolor, un gran número de personas piensan que su boca se encuentra en un estado óptimo, por lo que acuden al dentista “cuando no hay más remedio y ya existe un problema, asociando el acudir a un odontólogo a algo negativo”, añade la especialista.

Esta sensación al ir al dentista se puede dar en varios niveles y, además, hay variables individuales que hacen que cada persona lo sienta de manera diferente. Al miedo exagerado “se le conoce como odontofobia, y se reconoce porque genera síntomas fisiológicos como temblores o sudor, además de provocar alteraciones en el sueño o ansiedad ante una revisión o tratamiento”, explica Sanitas. Escorial indica que “una mala experiencia o la falta de información pueden inducir en el paciente una sensación de malestar y dificultar el tratamiento por parte del odontólogo”.

Según la odontóloga, otro causante del rechazo al ir al dentista y que puede provocar la sensación de nerviosismo es el pensamiento de que acudir a este profesional supondrá un coste caro.

¿Quién sufre más?

La población adulta, y especialmente aquellas personas que han sufrido una mala experiencia, son el sector que más miedo presentan al acudir al dentista”, señala la odontóloga. Por su parte, los jóvenes y los niños no padecen miedo  gracias a “la evolución experimentada en las técnicas de anestesia y la cultura preventiva”, añade.

Intervenciones que causan miedo

Según Escorial, la colocación de la anestesia dental y las extracciones de piezas son las intervenciones que más inquietan a los pacientes. “En el caso de la anestesia, porque es el paso previo a un procedimiento indoloro, y en el caso de las exodoncias,  porque aunque el paciente no experimenta dolor, la anestesia local no elimina la percepción de determinados estímulos, como por ejemplo el de la presión”, explica la experta.

La técnica de sedación consciente

Esta técnica se utiliza en diversos casos: “Desde pacientes pediátricos, en donde no es posible realizar un manejo adecuado de la conducta; a pacientes especiales, en procedimientos de cirugía bucal y de implantes y pacientes odontofóbicos”, explica Escorial. La técnica de sedación consciente es un “tipo de sedación que disminuye de forma eficiente la tensión nerviosa y la ansiedad del paciente durante el tratamiento. Con ella, se preserva la capacidad de respuesta del paciente ante estímulos verbales del dentista, pudiendo colaborar siempre que el tratamiento odontológico lo requiera”, añade.

Cómo podemos prevenir el miedo

Escorial señala que “el miedo al dentista se combate con información adecuada y con prevención”. Para ello, hay que “establecer una relación de confianza con el profesional, que conozca nuestras limitaciones y el origen de nuestra dificultad, lo que le permitirá identificar las necesidades y las soluciones o técnicas aplicables a cada caso”, concluye la especialista.

Sigue leyendo

Salud

Si te despiertas con dolor de cabeza puede ser porque tus dientes rechinan de noche

Publicado

on

¿Te levantas por las mañanas con dolor de mandíbula, de cabeza o tensión en las cervicales? La causa puede ser el bruxismo, un problema que hace rechinar los dientes al apretar muy fuerte los superiores contra los inferiores realizando, al mismo tiempo, un movimiento hacia adelante y hacia atrás de manera continua e inconsciente.

El bruximo es común en la infancia y la adolescencia y se piensa que está relacionado con el propio desarrollo de la dentición y de los músculos y huesos de la cara. También puede tener un origen psicológico, ya que los nervios y la inseguridad propios de la edad pueden propiciar el rechinar de dientes por la noche. Sin embargo, cada vez se da con mayor frecuencia en adultos. De hecho, según la doctora Daniela Carranza, odontóloga y codirectora del Instituto Profesor Sada, en Madrid, más del 60 por ciento de la población sufre este problema. 

Se piensa que el estrés y la ansiedad pueden estar detrás de este trastorno. Aunque también puede deberse a una mala alineación dental, a la apnea del sueño o a patologías neurológicas. Las consecuencias a corto y largo plazo, si no se trata, pueden ser importantes. Por ejemplo, se puede sufrir hipersensibilidad dental, fracturas de piezas dentales, esmalte dañado, disfunción de la ATM (articulación temporomandibular), hipertrofia muscular y cefalea. 

rechinar-dientes-bruxismo

¿Cómo sé si sufro bruxismo?

Debido a que suele producirse por las noches, el paciente no suele ser consciente de ello, sino que lo detecta la pareja. También puede sospecharse por los síntomas como el dolor y porque el cansancio suele ser común en las personas que bruxan. Por eso, si se detectan señales de alarma, hay que acudir al odontólogo para que lo confirme.  

«Cuanto antes se trate, mejor», señala la doctora Carranza. El tratamiento es sencillo. Basta con poner una férula de descarga. Ésta debe tener un grosor, consistencia y ajuste adecuado y su objetivo es reducir el dolor, prevenir el desgaste dental y permitir un correcto funcionamiento de la musculatura masticatoria. Aunque, en muchos casos, no soluciona el origen del problema y es necesario recurrir a terapias psicológicas para disminuir el estrés y a técnicas de fisioterapia para aliviar la presión. En otros, será necesario un tratamiento ondontológico para recuperar el daño.

«Hay pacientes con los dientes destruidos debido a la presión que ejercen. En estas situaciones, hay que rehabilitarlos, devolverles su forma anatómica y, tras ello, colocar la férula. A veces se requiere alinearlos con ortodoncia para poder solucionar la maloclusión que empeora los efectos del bruxismo», concluye la especialista del del Instituto Profesor Sada. 

Sigue leyendo

Tendencias