Connect with us

Comunidad

DE LA FALOTECA NACIONAL DE ISLANDIA AL MUSEO DEL ORINAL

Publicado

on

No hay que salir de nuestras fronteras para visitar uno de los museos más originales del mundo. Situado en Ciudad Rodrigo, reúne 1.320 piezas históricas que muestran la evolución de este objeto. Todas las piezas han sido cedidas, donadas o regaladas.  Nos tememos que, probablemente, también usadas. El responsable de recogerlas fue un tal José María del Arco, también conocido como ‘Pesetos’. Al parecer la afición le empezó a principios de los ochenta cuando un amigo que hacía unas reformas en el Hospital de La Pasión de Ciudad Rodrigo se encontró un buen montón de orinales. “Conocido por coleccionar objetos antiguos fue avisado del singular hallazgo y sin pensárselo dos veces los guardó para que no acabaran entre los escombros”, cuenta la web del museo. “Desde ese momento su curiosidad y esfuerzo hicieron el resto. Era fácil saber qué regalarle en Navidad, cumpleaños, santo, Día del Padre, a la vuelta de unas vacaciones… Cualquiera le regalaba otra cosa, era lo único que pedía, orinales y todo lo que les rodea. Lo difícil empezó cuando esta curiosa colección empezó a llenar rieles en el techo de la bodega de su casa en Torremolinos”. Don José María tuvo entonces que empezar a buscar un lugar digno de tamaña colección. Finalmente lo encontró en Salamanca. Si lo visitas, no olvides echarle un ojo también a su colección de escupideras.

Museo de los fideos instantáneos, en Osaka (Japón)

La cultura del ramen está muy arraigada en Japón. Tal es la fiebre en torno a este plato que hasta tiene su propio museo. Allí podrás aprender sobre la historia del ramen instantáneo, participar en talleres de cocina y degustaciones e incluso podrás diseñar tus noodles para llevártelos a casa. Momofuku Ando, el padre del ramen instantáneo, tiene, por supuesto, un protagonismo especial. Él fue el inventor del Chicken Ramen en 1958, de los Cupnoodles en 1971 y hasta de un ramen espacial en 2005. Falleció dos años después. 

Museo subacuático de arte, en Cancún (México)

También conocido como MUSA, es único en el mundo porque se encuentra en el fondo del océano. Abrió en 2009 y alberga más de medio millar de esculturas, todas ellas realizadas en un hormigón especial que facilita el crecimiento de corales en su superficie. Para la visita se puede hacer snorkel o submarinismo. Pero si no quieres mojarte también puedes verlo a bordo de un barco con fondo de cristal.

Museo del pelo, en Avanos (Turquía)

Chez Galip es un conocido alfarero de la localidad turca de Avanos dueño de una colección bastante grimosa que ha decidido compartir con el mundo. En su museo expone sus creaciones de cerámica junto con una gran cantidad de mechones de pelo que ha ido recolectando a lo largo de los años. En su web cuenta que empezó a hacerlo hace ya tres décadas, cuando una amiga que dejaba la ciudad le entregó uno de sus mechones para que la recordara. Desde entonces más de 16.000 mujeres han donado su pelo para aumentar la colección. Si decides visitarlo, también puedes dejar un mechón de tu pelo. Tienen tijeras y lo que necesites.

Museo de los penes, en Reykjavik (Islandia)

El Icelandic Phallological Museum es el único museo del mundo con una colección de especímenes fálicos. Incluye 280 piezas de penes o fragmentos de pene de casi todos los mamíferos terrestres y marinos que se pueden encontrar en Islandia. “Gracias a La Faloteca Islandesa, los individuos interesados pueden por fin emprender un estudio serio en el campo de la falología de manera organizada y científica”, presume la carta de presentación de tan particular institución. Su fundador fue un historiador llamado Sigurdur Hjartarson que en 1974 consiguió su primera pieza. “De niño me mandaban al campo durante las vacaciones de verano, y allí me dieron un vergajo de toro como látigo para los animales. En esa época vivía en la ciudad de Akranes, en la costa sudoccidental, trabajando como director de una escuela secundaria. Algunos de mis profesores trabajaban durante el verano en una cercana estación ballenera y después del primer espécimen, empezaron a llevarme penes de ballenas, en principio para tomarme el pelo. Paulatinamente surgió la idea de que sería interesante coleccionar ejemplares de más especies”. En 1980 tenía ya 4 penes de ballenas y 9 de mamíferos terrestres. En 1990 acumulaba 34 ejemplares y cuando el museo abrió en Reykjavik en agosto de 1997 eran ya 62, y así hasta los 280 de la actualidad.

View this post on Instagram

Penises everywhere. #penis #reykjavik

A post shared by Vulchetta Black (@vulchettablack) on

Museo del Arte Malo, en Massachusetts (Estados Unidos)

Este es el museo que podría albergar al Ecce Homo de Borja; algo así como la casa de los horrores del arte. Se trata de un lugar lleno de cuadros que no colgarías en tu casa ni aunque te pagasen. Más de seiscientas piezas de aberraciones artísticas expuestas en un antiguo sótano en Dedham, Massachusetts. Su claim informa de que solo aceptan arte tan malo que no pueda ser ignorado. Pero como dice el dicho, para gustos, colores, y también hay quien considera que las obras no están tan mal:  

Museo nacional de la mostaza, en Wisconsin (Estados Unidos)

Fundado en 1986, es exactamente lo que promete su nombre: una impresionante colección de botes de la salsa amarilla más famosa. Hay representadas más de 5.600 referencias y marcas procedentes de más de setenta países. Tiene una máquina expendedora que dispensa –¡oh, sorpresa!— mostaza.



Comunidad

Nueva Zelanda, el primer país que legaliza el uso de criptomonedas para pagar sueldos

Publicado

on

Nueva Zelanda se ha convertido en el primer país en legalizar el pago de salarios en criptomonedas, después de que el Departamento de Ingresos Internos (IRD por sus siglas en inglés), la agencia tributaria neozelandesa, haya emitido un dictamen por el que a partir del próximo 1 de septiembre y durante un periodo inicial de tres años será legal abonar el salario de los trabajadores por cuenta ajena en criptoactivos

La legislación aprobada, publicada el pasado 7 de agosto, estipula que el pago de la retribución en criptomonedas represente de forma regular una parte fija del salario de los trabajadores por cuenta ajena, excluyendo expresamente a los autónomos de los potenciales perceptores.

Asimismo, la regulación exige que estos criptoactivos puedan convertirse «de forma directa» en una moneda fiat y que el valor del mismo esté vinculado a una o más monedas fiduciarias.

En opinión del regulador, «no todos los tipos de criptoactivos podrán ser tomados en consideración», explicando que para ser validados como «sueldo o salario» deben ser lo suficientemente similares a las nociones existentes de salario para lo que no deberán estar sujetos a periodos de bloqueo y se podrán convertir directamente a una moneda fiduciaria, además de que el propósito del activo criptográfico sea funcionar como una moneda.

Sigue leyendo

Comunidad

La mejor alumna que vende tickets a turistas

Publicado

on

Júlia Ibáñez vende tickets de snorkel a turistas en un puesto de playa en L’Estartit (Baix Empordà), un pueblo que está frente a las islas Medes y es archiconocido entre los buceadores de todo el mundo. Pero solo lo hace en verano. Lo suyo no es la venta comercial. Ella apunta más a otro sector. La Ingeniería Biomédica, por ejemplo. La joven comenzará la carrera universitaria en septiembre después de rozar la perfección en la Selectividad. Se quedó a dos décimas del examen impecable y a una de ser la mejor nota en las pruebas de acceso a la universidad.

Aunque el foco mediático se lo llevó un chaval de Lleida que sacó un 9,9, Júlia es, de hecho, la alumna con la mejor nota. Ha empatado con otros tres chicos en el segundo puesto con un 9,8, pero es la única mujer en el podio. “Siempre he sacado buenas notas”, admite, pero también reconoce que no se esperaba tanto. “Contaba con sacar buena nota, un 9 o así, pero no esto”. Júlia asume que es competitiva, “pero en el buen sentido de la palabra”, afina. Es exigente consigo misma, sobre todo. “Me esfuerzo para hacer las cosas lo mejor que puedo y quiero que salgan bien”, apostilla con la actitud responsable que desprenden sus afirmaciones. Con todo, no considera haberse quedado a las puertas del éxito por ser la segunda mejor nota. “Yo con la segunda mejor nota ya estoy contenta, porque no me lo esperaba y tampoco iba con esa idea. Al final, más que la posición, lo importante es cómo tú te sientes después de haberlo hecho. Yo me he esforzado lo máximo y estoy orgullosa y contenta con lo que he hecho”.

La joven es una de las 40 personas que entrará en la carrera de Ingeniería Biomédica en la Universidad de Barcelona, un grado que exige un 12,2 de nota en la Selectividad. Júlia tiene un 9,8 en la parte general y la puntuación máxima en la parte específica. En total, un 13,8. Va sobrada.

Pero antes de hacer las maletas y abandonar su Girona natal para irse a Barcelona a estudiar, a Júlia le queda un verano de trabajo en L’Estartit. Es su primer empleo. “Pensé que estaría bien para desconectar de los estudios. Además, ganas tu dinero y eso también hace que te sientas orgullosa”, explica. Aunque nunca ha tenido problemas con los estudios, sí ha tenido que esforzarse. De hecho, incluso ha cambiado el baloncesto, que practicaba desde siempre, por el atletismo, que tiene unos entrenamientos más flexibles y más compatibles con las horas de estudio.Hasta el año pasado, Júlia no tenía ni idea de qué estudiar en la universidad. Lo suyo no es vocacional, pero ya apuntaba maneras. “Siempre he sido de ciencias”, admite. Su trabajo de investigación del bachillerato, de hecho, fue de microbiología, sobre la efectividad de unos antisépticos.

Pero la duda que le surgió de cara a los estudios superiores estaba entre abrazar la biología o las matemáticas. Así que, finalmente, optó por las dos. “La biología me gustaba. Primero pensaba en algo más enfocado al laboratorio y luego, algo más dirigido hacia el cálculo. Me planteé también Física. Al final me decidí por Ingeniería Biomédica, que combina biología y cálculo”, explica la joven. Su tía estudió Biología y su madre, Química, pero Júlia sostiene que, aunque puede haber influido en su tendencia, no ha marcado su decisión. “A mí ya me gustaba esto. No lo he elegido por mis padres o mi familia”, matiza.

En plena ofensiva para dar su lugar a las mujeres en el mundo de la ciencia —en un encuentro reciente de científicas los asistentes recordaron que en algunas carreras del ramo las chicas no llegan al 10% de los alumnos—, Júlia reivindica la necesidad de ampliar la presencia femenina en las carreras científicas. “Faltan mujeres. Cada vez hay más y, de hecho, en ingeniería biomédica suele haber más chicas que chicos, pero aún faltan. Hay que animar a las chicas a que pueden hacerlo porque, a veces, puedes pensar que no vas a llegar, no vas a ser capaz, pero sí que se puede”.

Júlia no se atreve a augurar dónde estará dentro de 10 años. “Depende de lo que te especialices en la carrera. Quizás en una empresa, en el sector médico”, apunta. Asume que el valioso big dataserá “una herramienta muy útil” y abrirá muchas puertas. Pero también le atrae la neurociencia como rama de investigación. Pero aún no se descanta por ninguna especialización.

Lo que sabe casi seguro es que, después de lo peleado para llegar adonde ha llegado, no engrosará las filas del 15% de estudiantes que dejan la carrera en el primer curso —por abandono o cambio de estudios—. Incluso, si la carrera no es lo que esperaba. “Yo me adapto bastante bien a todo y no creo que llegue a odiar la carrera. Nadie sabe qué le gustará más o menos, pero no me preocupa mucho esto. Me adaptaré bien”.

Sigue leyendo

Comunidad

ASÍ HA CAMBIADO LA FORMA DE VESTIR DE BARBIE

Publicado

on

Barbie ha seguido siempre las tendencias de moda. En sus seis décadas de vida, la muñeca insignia de Mattel ha adaptado su forma de vestir a los cánones de cada época, convirtiéndose en un icono de la moda. Carol Spencer es la diseñadora responsable de muchos de los diseños que ha lucido.

Spencer llegó a Mattel en 1963, solo cuatro años después de que Barbie se lanzara al mercado, y trabajó en la compañía durante 35 años. Se jubiló hace más de dos décadas, pero sigue vinculada a la marca y su muñeca. Recientemente publicó un libro, Dressing Barbie, que cuenta cómo era el proceso creativo para el diseño de la ropa de la Barbie y lo que para ella ha significado trabajar en esa empresa. También habla de esta experiencia y la estrategia comercial de la marca en la serie documental de Netflix The toys that made us.

Carol Spencer. Foto: Netflix.

En los sesenta Spencer buscó inspiración en las propias mujeres de la calle. En los setenta fue responsable del cambio de imagen de Barbie y Ken, con la creación de Barbie y Ken SuperStar, inspirados en Robert Redford y Farrah Fawcett. En los años ochenta diseñó la ropa deportiva de Great Shape Barbie –con la que, por cierto, aparecen las muñecas en Toy Story 3 y 4—.

Barbie y Ken Great Shape. Foto: Mattel

Y en 1992 creó el estilismo de la Barbie Mil Peinados, la muñeca de pelo larguísimo y colorido minivestido que se convirtió en el regalo más deseado por las niñas de todo el mundo a principios de esa década. Tanto es así que esa es la Barbie más vendida de la historia.

Spencer fue también la creadora de los primeros diseños de la colección ‘Muñecas del mundo’, una línea de Barbies con vestidos inspirados en la ropa tradicional de diferentes regiones del mundo.

Foto: Carol Spencer Designs.

En los últimos tiempos, y en línea con su claim ‘Girls can do anything’ (‘Las chicas pueden hacer cualquier cosa’), Mattel ha intentado darle un carácter de mujer independiente a la muñeca vistiéndola con outfits más profesionales: Barbie bombero, paleontóloga, aviadora, etcétera. Hace unos años, además, tomó la decisión estratégica de hacer Barbies más inclusivas: con diferentes tallas (curvy, tall y petite) y distintas opciones de color de pelo y piel. Incuso añadió a la colección la primera Barbie con hijab. La estrategia ha funcionado bien y ha conseguido dispararar las ventas de una marca que andaba de capa caída.

Barbie paleontóloga. Foto: Mattel
Sigue leyendo

Tendencias