Connect with us

Comunidad

DE LA FALOTECA NACIONAL DE ISLANDIA AL MUSEO DEL ORINAL

Publicado

on

No hay que salir de nuestras fronteras para visitar uno de los museos más originales del mundo. Situado en Ciudad Rodrigo, reúne 1.320 piezas históricas que muestran la evolución de este objeto. Todas las piezas han sido cedidas, donadas o regaladas.  Nos tememos que, probablemente, también usadas. El responsable de recogerlas fue un tal José María del Arco, también conocido como ‘Pesetos’. Al parecer la afición le empezó a principios de los ochenta cuando un amigo que hacía unas reformas en el Hospital de La Pasión de Ciudad Rodrigo se encontró un buen montón de orinales. “Conocido por coleccionar objetos antiguos fue avisado del singular hallazgo y sin pensárselo dos veces los guardó para que no acabaran entre los escombros”, cuenta la web del museo. “Desde ese momento su curiosidad y esfuerzo hicieron el resto. Era fácil saber qué regalarle en Navidad, cumpleaños, santo, Día del Padre, a la vuelta de unas vacaciones… Cualquiera le regalaba otra cosa, era lo único que pedía, orinales y todo lo que les rodea. Lo difícil empezó cuando esta curiosa colección empezó a llenar rieles en el techo de la bodega de su casa en Torremolinos”. Don José María tuvo entonces que empezar a buscar un lugar digno de tamaña colección. Finalmente lo encontró en Salamanca. Si lo visitas, no olvides echarle un ojo también a su colección de escupideras.

Museo de los fideos instantáneos, en Osaka (Japón)

La cultura del ramen está muy arraigada en Japón. Tal es la fiebre en torno a este plato que hasta tiene su propio museo. Allí podrás aprender sobre la historia del ramen instantáneo, participar en talleres de cocina y degustaciones e incluso podrás diseñar tus noodles para llevártelos a casa. Momofuku Ando, el padre del ramen instantáneo, tiene, por supuesto, un protagonismo especial. Él fue el inventor del Chicken Ramen en 1958, de los Cupnoodles en 1971 y hasta de un ramen espacial en 2005. Falleció dos años después. 

Museo subacuático de arte, en Cancún (México)

También conocido como MUSA, es único en el mundo porque se encuentra en el fondo del océano. Abrió en 2009 y alberga más de medio millar de esculturas, todas ellas realizadas en un hormigón especial que facilita el crecimiento de corales en su superficie. Para la visita se puede hacer snorkel o submarinismo. Pero si no quieres mojarte también puedes verlo a bordo de un barco con fondo de cristal.

Museo del pelo, en Avanos (Turquía)

Chez Galip es un conocido alfarero de la localidad turca de Avanos dueño de una colección bastante grimosa que ha decidido compartir con el mundo. En su museo expone sus creaciones de cerámica junto con una gran cantidad de mechones de pelo que ha ido recolectando a lo largo de los años. En su web cuenta que empezó a hacerlo hace ya tres décadas, cuando una amiga que dejaba la ciudad le entregó uno de sus mechones para que la recordara. Desde entonces más de 16.000 mujeres han donado su pelo para aumentar la colección. Si decides visitarlo, también puedes dejar un mechón de tu pelo. Tienen tijeras y lo que necesites.

Museo de los penes, en Reykjavik (Islandia)

El Icelandic Phallological Museum es el único museo del mundo con una colección de especímenes fálicos. Incluye 280 piezas de penes o fragmentos de pene de casi todos los mamíferos terrestres y marinos que se pueden encontrar en Islandia. “Gracias a La Faloteca Islandesa, los individuos interesados pueden por fin emprender un estudio serio en el campo de la falología de manera organizada y científica”, presume la carta de presentación de tan particular institución. Su fundador fue un historiador llamado Sigurdur Hjartarson que en 1974 consiguió su primera pieza. “De niño me mandaban al campo durante las vacaciones de verano, y allí me dieron un vergajo de toro como látigo para los animales. En esa época vivía en la ciudad de Akranes, en la costa sudoccidental, trabajando como director de una escuela secundaria. Algunos de mis profesores trabajaban durante el verano en una cercana estación ballenera y después del primer espécimen, empezaron a llevarme penes de ballenas, en principio para tomarme el pelo. Paulatinamente surgió la idea de que sería interesante coleccionar ejemplares de más especies”. En 1980 tenía ya 4 penes de ballenas y 9 de mamíferos terrestres. En 1990 acumulaba 34 ejemplares y cuando el museo abrió en Reykjavik en agosto de 1997 eran ya 62, y así hasta los 280 de la actualidad.

View this post on Instagram

Penises everywhere. #penis #reykjavik

A post shared by Vulchetta Black (@vulchettablack) on

Museo del Arte Malo, en Massachusetts (Estados Unidos)

Este es el museo que podría albergar al Ecce Homo de Borja; algo así como la casa de los horrores del arte. Se trata de un lugar lleno de cuadros que no colgarías en tu casa ni aunque te pagasen. Más de seiscientas piezas de aberraciones artísticas expuestas en un antiguo sótano en Dedham, Massachusetts. Su claim informa de que solo aceptan arte tan malo que no pueda ser ignorado. Pero como dice el dicho, para gustos, colores, y también hay quien considera que las obras no están tan mal:  

Museo nacional de la mostaza, en Wisconsin (Estados Unidos)

Fundado en 1986, es exactamente lo que promete su nombre: una impresionante colección de botes de la salsa amarilla más famosa. Hay representadas más de 5.600 referencias y marcas procedentes de más de setenta países. Tiene una máquina expendedora que dispensa –¡oh, sorpresa!— mostaza.



Comunidad

Mac Pro: qué tiene la nueva computadora de Apple que cuesta hasta US$65.000

Publicado

on

La nueva computadora Mac Pro de Apple por supuesto que sirve para responder correos o ver videos en YouTube, pero usarla para eso sería como montarse en un auto de Fórmula 1 para ir a la tienda por una gaseosa.

Y es que Apple puso a la venta esta semana su más poderoso ordenador, el cual puede llegar a costar hasta US$65.000 si se configura con la máxima capacidad disponible hasta ahora (promete tener más capacidad «pronto»).

Como la firma de Cupertino deja claro, no es una computadora pensada para el usuario común, sino para «usos profesionales» como el diseño gráfico superior, edición de video o ingeniería de software.

«Fue diseñada para permitir muchos tipos de usos y ofrecer posibilidades de personalización casi ilimitadas«, señaló John Ive, jefe de Diseño de Apple al presentar la Mac Pro.

Esta computadora está empotrada en una vistosa torre de 18 kg de peso (sin añadirle tarjetas adicionales), lo que hace deseable que su «armazón de acero inoxidable de alta precisión» tenga ruedas.

Sigue leyendo

Comunidad

Doce piezas infalibles de Zara para adoptar el color del 2020, el Classic Blue en nuestros looks

Publicado

on

Con el anuncio de Pantone en el que establecía el color Classic Blue como el color del año que reinará las tendencias de diseño para el 2020, muchos de nosotros no dejamos pasar la oportunidad de incorporarlo a nuestros looks de invierno. Pero si no tienes idea (o no has tenido tiempo) de pensar en cómo lucir esta magnífica tonalidad, te presentamos una lista de doce piezas formidables de Zara con las que los últimos días de 2019 y todo el año entrante te garantizarán grandes estilismos.

Camisa de piqué

Por su detalle de cuello mao, se convierte en la pieza perfecta para llevar los viernes casuales a la oficina en los próximos días de primavera. Disponible por 19,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Chinos de corte fit

Con camisa de manga larga, una polo en contraste y tus sneakers favoritos, estos chinos de corte fit será la pieza clave de todos tus looks. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Sneakers bicolor

En distintas gamas de azul y con una suela en blanco para un aspecto deportivo, éstas zapatillas seguirán tus pasos de estilo. Disponibles por 39,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Polo con cuello de pico

Con un diseño rústico, esta polo en algodón es el complemento perfecto para un look acompañado de unos jeans rotos el próximo verano. Disponible (en oferta) por 12,99 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Sudadera con capucha

Los looks desenfadados también tienen lugar en el color del año, prueba de ello es esta sudadera de la colección SRPLS en un llamativo tono azul que no pasará desapercibido. Disponible por 49,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Chaqueta repelente al agua

Para el frío y contra la lluvia, ésta chaqueta acolchada es un básico para sobrevivir a las inclemencias del clima que se nos pongan enfrente. Disponible por 49,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Pantalón formal

Para dejar de lado la formalidad del color gris, nada como un detalle en azul para lucir en la oficina y que vaya a la perfección con la clásica camisa blanca. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Shopper azul

Para cargar con lo que necesitas en esa escapada no planeada, esta bolsa será tu compañera de viaje perfecta. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Abrigo en denim

Un giro inesperado para el clásico de temporada: el denim se apodera del abrigo en una versión perfecta para salir a conquistar las calles. Disponible por 59,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Gorro de punto

Para evitar el efecto crayola y no vestir de pies a cabeza un color para no parecer un fashion victim, un detalle como este gorro de punto es más que suficiente para lucir el azul con medida. Disponible por 9,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Camisa con estructura

Para la formalidad y elegancia que estas fechas requieren, esta camisa es la apuesta ideal para la oficina y la fiesta por igual. Disponible por 19,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Jersey de punto

Por último, un verdadero infalible de la temporada: un jersey ligero que nos saque del apuro y que vaya bien con todo gracias a este color excepcional. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Ahora que tienes la lista de deseos completa, ¿qué piezas con el color del año vas a agregar a tu armaro?

Sigue leyendo

Comunidad

Aulas con mucha energía

Publicado

on

El onubense J.O.C., estudiante de 1º de Bachillerato de 16 años, cursó el Campus de la Energía de la Fundación Cepsa en el curso 2018-2019, cuando estaba en 4º de educación secundaria obligatoria (ESO), porque era un trabajo extra en clase, sin mayores expectativas. “Me encontré con un proyecto que no conocía sobre la energía y el medio ambiente”. Y se enganchó. Le gustó la posibilidad de conocer in situ cómo se transforma el petróleo en muchos otros productos en una refinería (la de La Rábida, que Cepsa tiene en Palos de la Frontera, Huelva). Le sorprendió realizar, como parte de este programa didáctico, un taller de interpretación ambiental en el espacio natural de la Laguna Primera de Palos, gestionado por Cepsa en colaboración con la Consejería de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

El ‘Campus de la Energía’ consta de cinco fases que abarcan todo un curso académico y se desarrollan a través de una plataforma digital, lo que potencia en las aulas las nuevas tecnologías.

“Cepsa era consciente de la necesidad de acercar el mundo de la energía y dar a conocer a la sociedad sus instalaciones, procesos y productos ya desde finales de los años sesenta”, recuerda Teresa Mañueco, directora de la Fundación Cepsa. “Pero a comienzos del siglo XXI, la compañía se dio cuenta de que tenía que reoganizar en profundidad la labor divulgativa sobre sus actividades”. Así, se decidió organizar un curso reglado formativo, en coordinación con el Centro de Profesores de la entonces delegación provincial de Educación en Huelva, de tres meses de duración, para acercarse a profesores de instituto (de Química, Física, Geografía, Historia, Biología) de aquellas zonas en las que estaba presente. De la producción a la distribución, del medio ambiente a la seguridad, de la calidad del producto a la responsabilidad social. Fue el germen del Campus de la Energía, que arrancó en 2005 en Palos de la Frontera.

Ampliación del proyecto

En 2014 se incorporó San Roque (Cádiz) y, en 2015, Santa Cruz de Tenerife, localidades ambas donde Cepsa tiene centros industriales. Participan alumnos de ciclos formativos, 2º ciclo de la ESO y 1º y 2º de Bachillerato, de centros de las provincias de Huelva, Cádiz y Tenerife. En total, unos 3.500 chicos y chicas, de media, cada año. “Pero el objetivo no es el número de centros, alumnos o proyectos presentados”, advierte Teresa Mañueco, sino que “conozcan la realidad del sector, la responsabilidad con el entorno en el que opera y, por supuesto, una mayor concienciación sobre la importancia de hacer un uso eficiente de la energía”. Uno de los profesores, Francisco Miguel Azohil Márquez, del Instituto Diego Macías de Calañas (Huelva), destaca en este sentido la importancia de que los alumnos conozcan los sistemas energéticos actuales y la utilidad del petróleo en nuestras vidas, los diferentes métodos de obtención de energía, los productos derivados que se generan a través de la destilación del petróleo. “Y que tengan conciencia con el reciclaje, la reutilización de los materiales y el impacto medioambiental”, concluye.

Aulas con mucha energía

El Campus de la Energía consta de cinco fases que abarcan todo un curso académico y se desarrollan a través de una plataforma digital, “con lo que se potencia el uso de nuevas tecnologías en las aulas”, destacan desde la compañía. La primera es de inscripción, en septiembre y octubre, con envío de bases o charlas presenciales para los profesores que aún no conocen el proyecto. Entre noviembre y enero, los docentes eligen una o varias unidades didácticas de entre las nueve que se ofrecen, las explican y evalúan a sus estudiantes. Entre enero y marzo tienen lugar las visitas y el refuerzo de las unidades tratadas en el aula. En marzo y abril se abre el plazo de recepción de trabajos para el concurso, al que se presentan proyectos voluntarios, individuales y colectivos (de cinco alumnos como máximo), en formato libre: power points, maquetas, circuitos, textos, vídeos, programas informáticos, webs, blogs…

Las nueve unidades didácticas van desgranando, con un lenguaje sencillo y comprensible, la evolución de la energía a lo largo de la historia de la humanidad: qué es, cómo se produce, sus fuentes (renovables y no renovables), los grandes inventos que giran en torno a ella, qué aplicaciones tiene en nuestro día a día… Hacen un recorrido por la historia del petróleo, sus orígenes, el tratamiento y la transformación del crudo, la producción de las plantas químicas. Y ofrecen la visión, el compromiso y la responsabilidad social con el entorno de Cepsa como compañía energética global: exploración y producción, refino, química, gas natural y electricidad, comercialización y distribución.

«Es una forma entretenida y distinta de aprender», dice un joven participante. Cada año, más de 3.000 alumnos y alumnas intervienen en una iniciativa que fomenta una implicación cercana. 

El docente Francisco Miguel Azohil Márquez destaca la oportunidad de visitar el centro industrial in situ y que los alumnos comprueben la realidad del trabajo diario que se realiza en Cepsa, su producción, los diferentes equipos de Protección Individual que usan los empleados. “Que los alumnos se vean por un día en el ámbito industrial de Huelva”. Una iniciativa que despierta la curiosidad de los jóvenes y les abre interrogantes. “Es una forma entretenida y diferente de aprender”, resume G. G. S., que vivió la experiencia el curso pasado.

Sigue leyendo

Tendencias