Connect with us

Comunidad

Uno de los 25 científicos más citados de España es rechazado para ser catedrático

Publicado

on

El físico Juan Antonio Aguilar figura en el puesto 22 de la clasificación del CSIC de los científicos más citados de España, por delante de referentes de la ciencia española, como el físico Ignacio Cirac o el bioquímico del cáncer Mariano Barbacid. En 2012, Aguilar fue uno de los casi 3.000 firmantes de la investigación internacional que demostró la existencia del célebre bosón de Higgs, la partícula fundamental de la materia que ayuda a que el resto de partículas tengan masa. Sin embargo, pese a este currículum, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), adscrita al Ministerio de Ciencia, ha rechazado una y otra vez su solicitud para ser acreditado como catedrático. Aguilar explica que ya existe un término para los repudiados: los “anecados”. Su caso ha terminado en los tribunales.

El investigador, profesor titular de la Universidad de Granada, pidió en 2015 esta acreditación, que no implica obtener una plaza de catedrático pero es imprescindible para optar a ella. Además de su colaboración en el Gran Colisionador de Hadrones, situado cerca de Ginebra (Suiza), Aguilar esgrimió otras decenas de investigaciones propias en busca de nuevas partículas fundamentales de la materia. Unos meses después, la comisión de la ANECA —compuesta por 11 catedráticos de otras disciplinas y solo uno de física— dictaminó que “el solicitante no alcanza el nivel requerido”.

Aguilar fue uno de los casi 3.000 firmantes de la investigación que demostró la existencia del bosón de Higgs

Aguilar, un granadino de 47 años, se rebeló. Ha ido reclamando en todas las instancias, hasta llegar a un contencioso en la Audiencia Nacional. La sentencia, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, defiende el veredicto de los evaluadores. Según los magistrados, “la Administración no aplica fórmulas matemáticas” a la hora de valorar a los científicos y es normal que exista una “discrecionalidad técnica”.

Las evaluaciones de la ANECA son tan polémicas que hasta existe un foro en internet sobre ellas, bautizado Profesor anecado. El director del Instituto Gallego de Física de Altas Energías, Carlos Salgado, también fue anecado. Tras cinco años en la Organización Europea para la Investigación Nuclear (CERN) y su paso por la Universidad de París-Sur y la Universidad La Sapienza de Roma, solicitó en 2013 la acreditación de catedrático en España. Salgado figura en el puesto 68 de los científicos más citados de nuestro país. También fue rechazado por la ANECA.

“Este sistema no tiene ningún sentido. La acreditación de la ANECA es el mayor freno a la internacionalización de la ciencia en las universidades españolas. Es un sistema pensado para la gente que ya está dentro”, afirma Salgado, también profesor titular de la Universidad de Santiago de Compostela. “Rellenar la solicitud de acreditación en Francia me llevó tres horas. Para la de España necesité un mes para reunir toda la documentación que pedían”, asegura. “Yo soy partidario de eliminar todas las acreditaciones y que las universidades sean responsables de lo que hacen”, zanja.

Carlos Salgado, director del Instituto Gallego de Física de Altas Energías.
Carlos Salgado, director del Instituto Gallego de Física de Altas Energías. USC

Este año, Salgado ha recibido una ayuda de 2,5 millones de euros del Consejo Europeo de Investigación para estudiar las colisiones de partículas provocadas en el Gran Colisionador de Hadrones. La ANECA tumbó su solicitud para ser acreditado como catedrático argumentando que no tenía suficientes horas de docencia. “Es como pedirle a un futbolista que sea a la vez buen delantero y buen portero”, razona Salgado.

El nuevo caso del granadino Juan Antonio Aguilar ilustra el proceso de acreditación de los catedráticos en España en los últimos años. Las comisiones de la ANECA juzgan tres aspectos: la actividad investigadora (un apartado en el que Aguilar logró 53 puntos de 55), la actividad docente (18 puntos de 35), y la experiencia en gestión (2 de 10). La nota global del profesor de la Universidad de Granada, 73 puntos, no alcanzó el mínimo exigido de 80.

“Los criterios que se aplican priman el calentar la silla exigiendo años de docencia y minusvalorando la investigación”, critica el físico Carlos Pajares

El físico andaluz no entiende los criterios utilizados y denuncia su “indefensión”. La ANECA, lamenta, no ofrece un desglose numérico que permita conocer cómo se calculan exactamente sus puntuaciones. Según la comisión, el currículum docente de Aguilar “es, a día de hoy, escaso para la figura académica cuya acreditación solicita”. Pero el físico no comparte el dictamen. «Aunque llevo dando clases desde 2006, y como profesor titular desde 2010, he dado “pocas clases” porque en el área de física teórica hay poca carga docente, unos 10 créditos anuales por persona. No deberían penalizarme por una cosa que depende de la organización de la Universidad de Granada», argumenta.

Tras el rechazo de la ANECA, Aguilar contraatacó con tres informes periciales elaborados de manera independiente por tres pesos pesados de la física española: Domènec Espriu, catedrático de la Universidad de Barcelona; Vicente Vento, catedrático de la Universidad de Valencia; y Carlos Pajares, exrector de la Universidad de Santiago de Compostela. Los tres defienden que a Aguilar le sobran méritos para ser catedrático.

“Los criterios que se aplican priman el calentar la silla exigiendo años de docencia y minusvalorando la investigación”, critica Pajares. “Varios de los miembros que están en la comisión evaluadora de la ANECA tienen un currículum escaso para poder evaluar a personas como Juan Antonio Aguilar”, opina este catedrático emérito, que fue delegado de España en el CERN. Aguilar, a su juicio, merecía 87 puntos.

Los rechazados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) se hacen llamar ‘anecados’

Domènec Espriu, exgestor del Plan Nacional de Física de Partículas, otorga 85 puntos al granadino y subraya que su impacto “supera la media actual de catedráticos de universidad en su área de conocimiento”. A ojos del catedrático catalán, la valoración realizada por la ANECA de la actividad docente de Aguilar “es a todas luces insuficiente y, por adolecer de una falta de argumentación detallada […], arbitraria”.

En los últimos 15 años, el granadino ha impartido clases en tres licenciaturas —Física, Biología e Ingeniería Civil— y en siete asignaturas diferentes. “La docencia impartida por el profesor Aguilar en grado no solo es suficiente sino compleja. Las asignaturas de Mecánica cuántica, Teoría cuántica de campos y Física matemática se encuentran entre las más complejas de la licenciatura y entre las que requieren mayor preparación y dedicación por parte del profesor”, explicaba el catedrático Vicente Vento en su informe pericial. “Se supone que no deberían considerar solo las horas al peso, sino valorar la variedad de las asignaturas”, opina Aguilar. Vento, como Espriu, propone una calificación de 85 puntos para el físico granadino.

“Los peritajes, de parte, son individuales y pueden diferir de los criterios de otros colegas”, se defiende el geógrafo José Arnáez, director de la ANECA y catedrático de la Universidad de La Rioja, donde ha investigado problemas como la erosión de los suelos. “Un solicitante a la figura de catedrático debe reunir méritos específicos que aporten indicios significativos de una trayectoria de liderazgo y reconocimiento externo”, argumenta. “La comisión [de la ANECA] está configurada por 10-12 expertos de máxima cualificación, lo que como organismo nos da la máxima seguridad”, añade. Carlos Pajares, una referencia en el campo de la física de partículas en España, no está de acuerdo: “En esas comisiones deberían estar los primeros espadas. Y no hay ni uno ni lo ha habido. Eso es un escándalo”.

Comunidad

Mac Pro: qué tiene la nueva computadora de Apple que cuesta hasta US$65.000

Publicado

on

La nueva computadora Mac Pro de Apple por supuesto que sirve para responder correos o ver videos en YouTube, pero usarla para eso sería como montarse en un auto de Fórmula 1 para ir a la tienda por una gaseosa.

Y es que Apple puso a la venta esta semana su más poderoso ordenador, el cual puede llegar a costar hasta US$65.000 si se configura con la máxima capacidad disponible hasta ahora (promete tener más capacidad «pronto»).

Como la firma de Cupertino deja claro, no es una computadora pensada para el usuario común, sino para «usos profesionales» como el diseño gráfico superior, edición de video o ingeniería de software.

«Fue diseñada para permitir muchos tipos de usos y ofrecer posibilidades de personalización casi ilimitadas«, señaló John Ive, jefe de Diseño de Apple al presentar la Mac Pro.

Esta computadora está empotrada en una vistosa torre de 18 kg de peso (sin añadirle tarjetas adicionales), lo que hace deseable que su «armazón de acero inoxidable de alta precisión» tenga ruedas.

Sigue leyendo

Comunidad

Doce piezas infalibles de Zara para adoptar el color del 2020, el Classic Blue en nuestros looks

Publicado

on

Con el anuncio de Pantone en el que establecía el color Classic Blue como el color del año que reinará las tendencias de diseño para el 2020, muchos de nosotros no dejamos pasar la oportunidad de incorporarlo a nuestros looks de invierno. Pero si no tienes idea (o no has tenido tiempo) de pensar en cómo lucir esta magnífica tonalidad, te presentamos una lista de doce piezas formidables de Zara con las que los últimos días de 2019 y todo el año entrante te garantizarán grandes estilismos.

Camisa de piqué

Por su detalle de cuello mao, se convierte en la pieza perfecta para llevar los viernes casuales a la oficina en los próximos días de primavera. Disponible por 19,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Chinos de corte fit

Con camisa de manga larga, una polo en contraste y tus sneakers favoritos, estos chinos de corte fit será la pieza clave de todos tus looks. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Sneakers bicolor

En distintas gamas de azul y con una suela en blanco para un aspecto deportivo, éstas zapatillas seguirán tus pasos de estilo. Disponibles por 39,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Polo con cuello de pico

Con un diseño rústico, esta polo en algodón es el complemento perfecto para un look acompañado de unos jeans rotos el próximo verano. Disponible (en oferta) por 12,99 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Sudadera con capucha

Los looks desenfadados también tienen lugar en el color del año, prueba de ello es esta sudadera de la colección SRPLS en un llamativo tono azul que no pasará desapercibido. Disponible por 49,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Chaqueta repelente al agua

Para el frío y contra la lluvia, ésta chaqueta acolchada es un básico para sobrevivir a las inclemencias del clima que se nos pongan enfrente. Disponible por 49,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Pantalón formal

Para dejar de lado la formalidad del color gris, nada como un detalle en azul para lucir en la oficina y que vaya a la perfección con la clásica camisa blanca. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Shopper azul

Para cargar con lo que necesitas en esa escapada no planeada, esta bolsa será tu compañera de viaje perfecta. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Abrigo en denim

Un giro inesperado para el clásico de temporada: el denim se apodera del abrigo en una versión perfecta para salir a conquistar las calles. Disponible por 59,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Gorro de punto

Para evitar el efecto crayola y no vestir de pies a cabeza un color para no parecer un fashion victim, un detalle como este gorro de punto es más que suficiente para lucir el azul con medida. Disponible por 9,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Camisa con estructura

Para la formalidad y elegancia que estas fechas requieren, esta camisa es la apuesta ideal para la oficina y la fiesta por igual. Disponible por 19,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Jersey de punto

Por último, un verdadero infalible de la temporada: un jersey ligero que nos saque del apuro y que vaya bien con todo gracias a este color excepcional. Disponible por 29,95 euros.

Doce Piezas Infalibles De Zara Para Adoptar El Color Del 2020 El Clasic Blue En Nuestros Looks

Ahora que tienes la lista de deseos completa, ¿qué piezas con el color del año vas a agregar a tu armaro?

Sigue leyendo

Comunidad

Aulas con mucha energía

Publicado

on

El onubense J.O.C., estudiante de 1º de Bachillerato de 16 años, cursó el Campus de la Energía de la Fundación Cepsa en el curso 2018-2019, cuando estaba en 4º de educación secundaria obligatoria (ESO), porque era un trabajo extra en clase, sin mayores expectativas. “Me encontré con un proyecto que no conocía sobre la energía y el medio ambiente”. Y se enganchó. Le gustó la posibilidad de conocer in situ cómo se transforma el petróleo en muchos otros productos en una refinería (la de La Rábida, que Cepsa tiene en Palos de la Frontera, Huelva). Le sorprendió realizar, como parte de este programa didáctico, un taller de interpretación ambiental en el espacio natural de la Laguna Primera de Palos, gestionado por Cepsa en colaboración con la Consejería de Agricultura, Pesca, Ganadería y Desarrollo Sostenible de la Junta de Andalucía.

El ‘Campus de la Energía’ consta de cinco fases que abarcan todo un curso académico y se desarrollan a través de una plataforma digital, lo que potencia en las aulas las nuevas tecnologías.

“Cepsa era consciente de la necesidad de acercar el mundo de la energía y dar a conocer a la sociedad sus instalaciones, procesos y productos ya desde finales de los años sesenta”, recuerda Teresa Mañueco, directora de la Fundación Cepsa. “Pero a comienzos del siglo XXI, la compañía se dio cuenta de que tenía que reoganizar en profundidad la labor divulgativa sobre sus actividades”. Así, se decidió organizar un curso reglado formativo, en coordinación con el Centro de Profesores de la entonces delegación provincial de Educación en Huelva, de tres meses de duración, para acercarse a profesores de instituto (de Química, Física, Geografía, Historia, Biología) de aquellas zonas en las que estaba presente. De la producción a la distribución, del medio ambiente a la seguridad, de la calidad del producto a la responsabilidad social. Fue el germen del Campus de la Energía, que arrancó en 2005 en Palos de la Frontera.

Ampliación del proyecto

En 2014 se incorporó San Roque (Cádiz) y, en 2015, Santa Cruz de Tenerife, localidades ambas donde Cepsa tiene centros industriales. Participan alumnos de ciclos formativos, 2º ciclo de la ESO y 1º y 2º de Bachillerato, de centros de las provincias de Huelva, Cádiz y Tenerife. En total, unos 3.500 chicos y chicas, de media, cada año. “Pero el objetivo no es el número de centros, alumnos o proyectos presentados”, advierte Teresa Mañueco, sino que “conozcan la realidad del sector, la responsabilidad con el entorno en el que opera y, por supuesto, una mayor concienciación sobre la importancia de hacer un uso eficiente de la energía”. Uno de los profesores, Francisco Miguel Azohil Márquez, del Instituto Diego Macías de Calañas (Huelva), destaca en este sentido la importancia de que los alumnos conozcan los sistemas energéticos actuales y la utilidad del petróleo en nuestras vidas, los diferentes métodos de obtención de energía, los productos derivados que se generan a través de la destilación del petróleo. “Y que tengan conciencia con el reciclaje, la reutilización de los materiales y el impacto medioambiental”, concluye.

Aulas con mucha energía

El Campus de la Energía consta de cinco fases que abarcan todo un curso académico y se desarrollan a través de una plataforma digital, “con lo que se potencia el uso de nuevas tecnologías en las aulas”, destacan desde la compañía. La primera es de inscripción, en septiembre y octubre, con envío de bases o charlas presenciales para los profesores que aún no conocen el proyecto. Entre noviembre y enero, los docentes eligen una o varias unidades didácticas de entre las nueve que se ofrecen, las explican y evalúan a sus estudiantes. Entre enero y marzo tienen lugar las visitas y el refuerzo de las unidades tratadas en el aula. En marzo y abril se abre el plazo de recepción de trabajos para el concurso, al que se presentan proyectos voluntarios, individuales y colectivos (de cinco alumnos como máximo), en formato libre: power points, maquetas, circuitos, textos, vídeos, programas informáticos, webs, blogs…

Las nueve unidades didácticas van desgranando, con un lenguaje sencillo y comprensible, la evolución de la energía a lo largo de la historia de la humanidad: qué es, cómo se produce, sus fuentes (renovables y no renovables), los grandes inventos que giran en torno a ella, qué aplicaciones tiene en nuestro día a día… Hacen un recorrido por la historia del petróleo, sus orígenes, el tratamiento y la transformación del crudo, la producción de las plantas químicas. Y ofrecen la visión, el compromiso y la responsabilidad social con el entorno de Cepsa como compañía energética global: exploración y producción, refino, química, gas natural y electricidad, comercialización y distribución.

«Es una forma entretenida y distinta de aprender», dice un joven participante. Cada año, más de 3.000 alumnos y alumnas intervienen en una iniciativa que fomenta una implicación cercana. 

El docente Francisco Miguel Azohil Márquez destaca la oportunidad de visitar el centro industrial in situ y que los alumnos comprueben la realidad del trabajo diario que se realiza en Cepsa, su producción, los diferentes equipos de Protección Individual que usan los empleados. “Que los alumnos se vean por un día en el ámbito industrial de Huelva”. Una iniciativa que despierta la curiosidad de los jóvenes y les abre interrogantes. “Es una forma entretenida y diferente de aprender”, resume G. G. S., que vivió la experiencia el curso pasado.

Sigue leyendo

Tendencias