Connect with us

Familia

Alejandro Sanz tiene un nuevo competidor en la música: su hijo saca disco

Publicado

on

“Mi admiración tiene forma de persona. Mi hijo Alex: música en vena y disco en vuelo”. Así ha anunciado un orgulloso Alejandro Sanz que su hijo Alexander, de 16 años, está siguiendo sus pasos en el mundo de la música. El artista ha querido apoyar a su hijo y dar un pequeño empujón a su primer trabajo presentándolo en sus redes sociales; solo en Instagram acumula más de 4,7 millones de seguidores.

Alexander, que compone su música y hace rap, acaba de publicar su primer disco, SanitY ep, con seis canciones, todas ellas cantadas en inglés: FutureEspacio (con alguna frase en español), Can you feel thatAirBnB y To the top, además de un bonus que se llama Milan. Para la portada del álbum, Alexander ha elegido la misma imagen con la que su padre ha dado la noticia: una foto en blanco y negro donde Alejandro Sanz, con la guitarra colgada de su cuello, abraza a su hijo, que lleva su trombón en la mano. “He trabajado muy duro en esto, disfrutadlo”, aparece como descripción del trabajo que se puede escuchar de manera gratuita en la plataforma Soundcloud.

El hijo de Sanz toca el trombón desde hace años y hace solo cuatro meses, el pasado 27 de junio, el cantante desvelaba que su hijo era uno de los integrantes de la banda que le acompaña durante su tour, llamado #LaGira. “Una foto no puede abarcar todo el orgullo que siento como padre. Mi hijo Alexander me ha acompañado en los conciertos de La Gira con un derroche de talento infinito. Compartimos vida, compartimos pasiones“, escribió el cantante en su cuenta personal junto a una imagen del joven. Días más tarde, en uno de esos conciertos, el artista volvió a expresar su orgullo. «Él no quiere que le presente pero lo voy a hacer igual porque para eso estamos los padres, para molestar a los hijos. Ha venido mi hijo Alexander. Bueno, pero no le miren mucho ahora, ¿ok? Va por ti, cariño”, dijo.

Alexander, que tiene 16 años, nació de una relación extramatrimonial entre el cantante y la diseñadora puertorriqueña Valeria Rivera. Por aquel entonces Alejandro Sanz estaba casado con la modelo Jaydy Michel, con quien tuvo a su primera hija, Manuela. No fue hasta 2006, cuando el pequeño tenía ya tres años, cuando el artista reveló la existencia de su primer hijo varón. Sanz, tiene otros dos hijos, Dylan y Alma, nacidos de su matrimonio con Raquel Perera, de quien se separó este pasado julio tras más de una década juntos. Según ha contado el artista en varias ocasiones, los cuatro hermanos se llevan muy bien: “Les junto muchísimo. En las fiestas más señaladas y, cada vez que puedo, intento unirles”.

View this post on Instagram

Made for this. ♾ 🎥 @mariocayuela.es

A post shared by FL (@kiddcryl) on


Manuela vive en México con su madre y Alexander, en Miami con la suya. Una ciudad en la que, cuando tiene que grabar sus canciones, el cantante pasa gran parte del año. Dylan, de ocho años, y Alma, de cinco, viven en España con Raquel Perera, aunque pronto se trasladarán a Nueva York, donde ella va a comenzar a trabajar. El intérprete de Corazón partío se encuentra inmerso en su gira de su último álbum, El Disco, que después de España y Estados Unidos prepara ahora los conciertos por Latinoamérica. Estos últimos meses le ha acompañado su actual pareja, Rachel Valdés, una artista cubana que ya hace vida en familia con el cantante.

Familia

“Un minuto en un hospital es complicado. Imagina seis meses sin saber qué le ocurrirá a tu hijo”

Publicado

on

Cuando Bruno nació, sus padres no le esperaban tan pronto. Tenía 26 semanas y pesaba 800 gramos. Cabía en la palma de la mano de su padre, Gabriel García. “Te asustas mucho”, asegura. “Una cosa así te rompe los esquemas”, dice Raquel Barrientos, madre del pequeño, al que no pudo ver sin respiradores ni cables hasta un mes y medio después del nacimiento. “Confías en que el embarazo vaya con cierta normalidad y, de repente, estás tres meses en un hospital mientras tu hijo lucha entre la vida y la muerte”, destaca la mujer. Ambos recuerdan las maratonianas jornadas día tras día. Llegaban a las 8 de la mañana para el primer biberón y se iban casi a medianoche. Así estuvieron tres meses. Hoy, Bruno es “un personaje” que gatea con rapidez y no para quieto bajo la mirada feliz de sus padres.

Esta familia malagueña fue una de las que quiso acudir el viernes pasado al Hospital Materno Infantil de Málaga para conmemorar el Día Mundial del Prematuro, que se celebraba este pasado domingo. En el salón de actos del centro hospitalario se reunieron cerca de medio centenar de padres y madres orgullosas de sus pequeños y pequeñas. Querían lanzar un mensaje a quienes hoy, como ellos antes, tienen en alma en vilo mientras sus hijos se encuentran en la Unidad de Neonatología. “Los niños son más fuertes que nosotros”, remarca Raquel Barrientos. Lo demostró su hijo Bruno, pero también los muchos bebés que acompañaron a sus padres al emotivo evento. Desde Leo, que nació con 24 semanas y 550 gramos hasta Daniela, con 30 semanas y 860 gramos. Más allá, Iván, Ángela, Claudia, Juana, Noah… Un vídeo con sus historias puso el tono festivo a la tarde.

“Cuando nace un bebé prematuro también nacen unos padres prematuros. No esperan eso y no están preparados para ello. Pero deben estar tranquilos, ser conscientes de que el camino es largo y quedarse con un mensaje: de aquí se sale”, dice Enrique Salguero, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Materno Infantil de Málaga, donde este año han nacido 119 bebés con menos de 1.500 gramos, 50 de ellos por debajo del kilo, según los datos ofrecidos por la Junta de Andalucía. En España el 7 por ciento de niños nacen prematuros, aunque en este hospital la cifra asciende al 13 por ciento debido a que hasta él se derivan numerosos embarazos de riesgo.

“Yo pesaba casi lo que un paquete de arroz”, dice entre risas Clara Rodríguez, que nació el 6 de octubre de 2006 tras 26 semanas de gestación y un peso de 800 gramos. Estuvo ingresada 77 días. Hoy tiene 13 años y quiere ser directora de cine. Su enorme desparpajo le sirvió para presentar el acto junto al personal del hospital. Entre el público estaban los padres de Clara, Damián Rodríguez y Mónica Hernández. “El paso del tiempo no borra aquellos malos recuerdos, pero hay que ser positivos, pensar en el hoy: cada mínimo paso que se avanza es una noticia a celebrar”, relata la madre. Como ella, ninguna de las familias tiene buen recuerdo de la experiencia vivida. Cuentan que es un tiempo de dudas, falta de sueño y miedo. El mismo que están viviendo las madres y padres que tienen a sus hijos aún en la Unidad de Neonatología y que se acercaron a escuchar a quienes han pasado por ahí.

“Es que es un tiempo muy duro”, rememoran Eduardo y Laura, que tuvieron a Martina y Eduardo con apenas 24 semanas de gestación. Ella pesó 500 gramos. Él, 560. Su cuerpo aún estaba inmaduro. Sus pulmones y corazón, a medio hacer. La incertidumbre llenó las vidas de sus padres. Cada noche deseaban que no sonara el teléfono porque eso suponía malas noticias. Cada mañana, el pasillo hasta donde estaban sus peques se les hacía eterno. “No sabías qué te ibas a encontrar”, subrayan. “Es un tiempo terrible”, insiste Cintia Mena. “Un minuto en un hospital es complicado: imagina seis meses sin saber qué ocurrirá a tu hijo en cada momento”, añade la mujer que, junto a su pareja, Eduardo Guinea, se apoyaba constantemente en los profesionales del hospital. “Los de la Unidad de Neonatología sobre todo, pero también cirugía, digestivo, oftalmología… su labor fue espectacular”, aseguran. Su pequeño, Jorge Guinea Mena, nació el 12 de diciembre de 2017. Hoy va camino de los dos años con una sonrisa que le llega de oreja a oreja y una mirada viva bajo unas bonitas gafas azules.

La Unidad de Neonatología del Hospital Regional de Málaga trata a bebes que nacen a partir del límite de viabilidad de una gestación, es decir, 23 semanas. Según los estándares marcados por la Sociedad Estatal de Neonatología, este centro tiene el nivel máximo de complejidad asistencial: tratan a cualquier niño o niña, contando siempre con el apoyo de la UCI de pediatría. Aunque da servicio principalmente a la provincia de Málaga, también llegan hasta sus instalaciones peques del resto de provincias andaluzas, Ceuta, Melilla y el norte de Marruecos. En 2014 y 2017 (último dato disponible en la base de datos Sen-1500) ha sido la unidad con mayor número de recién nacidos con menos de 1.500 gramos de todo el país.

“Es cierto que hay algunos casos en los que los niños o niñas no superan las dificultades, pero lo que siempre decimos a los padres es que esto es una lucha día a día. No podemos saber cómo será la situación dentro de un mes o dos años, hay que ir día a día”, destaca el jefe de la Unidad, Enrique Salguero. Bien lo sabe Mavi Tomé, cuya hijo nació con 29 semanas y 1,4 kilos de peso. El bebé pasó 59 días ingresado. “No fue bonito ni es algo que le desee a ninguna madre”, asegura, “pero nadie debe culparse por ello, son cosas que pasan”, destaca al tiempo que recalca: “Nuestros hijos son superhéroes”.

“Hay que tomárselo como una escuela de padres, como un tiempo en el que aprender muchísimo. Entre otras cosas, a relativizar los problemas por los que nos preocupamos en el día a día y a saber que los profesionales trabajan lo mejor posible por nuestros hijos”, añade. La experiencia le marcó tanto que ha decidido escribir 20 de enero, libro en el que relata la historia de su hijo y el de sus compañeros de viaje y que publicará el próximo año.

Sigue leyendo

Familia

“El distinto no es el enemigo. La diversidad es maravillosa”

Publicado

on

Tras 30 años de carrera, Miguel Poveda mira al pasado con nostalgia, capaz de recordar su piso de Badalona donde, trasteando con casetes y vinilo, empezó todo, y al futuro con más aplomo que nunca. «Aunque mi centro sea el de cantaor flamenco, navegar por otros rumbos de la música te obliga a pagar un peaje; sé que los más puristas no vendrán a verme», explica, en referencia al concierto que ofrecerá el 23 de diciembre en el WiZink Center de Madrid. En conversación con Juan Luis Cano, Poveda, con suma cercanía, reflexiona sobre su relación con la poesía en general y Federico García Lorca en particular –quien le inspira no solo en lo artístico sino para ser socialmente comprometido–, sobre cómo ha cambiado la familia («La mía son mi pareja y mi hijo; el resto son mis familiares», afirma), sobre gestación subrogada (campo a propósito del cual «casi siempre se ha tergiversado cuanto he dicho, gente siempre ávida de hacer daño») y, ante todo, sobre libertad: «Es imposible atarme. Hace poco me tatué esta jaula porque el tener un espíritu tan arraigado y tan fuerte de libertad trae consecuencias», confiesa, mostrando a cámara el tatuaje en su antebrazo izquierdo.

Sigue leyendo

Familia

Los hábitos de papá también dejan huella en el futuro bebé

Publicado

on

Lo que un hombre hace a lo largo de su vida tiene un impacto en su semen, y esos cambios pueden conferir cierto riesgo a su descendencia. Malos hábitos como el sedentarismo, fumar o comer mal, pueden tener sus consecuencias en la propia salud y en la de los futuros hijos. Esta es la principal conclusión de un estudio publicado recientemente por los National Institutes of Health que evidencia que, a medida que los espermatozoides atraviesan el sistema reproductor masculino, desechan y adquieren una carga no genética que altera a los espermatozoides antes de la eyaculación, y que estas modificaciones no solo transmiten el estado actual de bienestar del padre, sino que también puede tener consecuencias drásticas en la viabilidad de sus futuros hijos.

Cada año, nacen más de 36.000 niños y niñas gracias a las técnicas de reproducción asistida en España, según los últimos datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF). Esto representa un 7% del total anual de bebés que nacen en nuestro país. Cuanto mayor es el progenitor, mayor es la importancia de la calidad del esperma a la hora de someterse a este tipo de tratamientos.

“Al parecer, existen múltiples variaciones en la Fecundación in Vitro (FIV), pero en los casos de infertilidad masculina, por ejemplo, los espermatozoides que luchan por nadar hasta el final, deben extraerse quirúrgicamente de los testículos o el epidídimo, un conducto alargado y enredado que acuña cada testículo, por lo que estos son cruciales porque son ya los elegidos”, puntualiza el autor del estudio y experto en biología molecular Kenneth Aston.

La calidad del esperma ha empeorado

El Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), en una investigación de 2018, asegura que la calidad del esperma ha empeorado de manera notable. “Los varones infértiles que acuden a un tratamiento de reproducción asistida han mostrado evidencias en el descenso de la calidad del semen hasta en un 10%, lo que hace que los tratamientos necesarios de reproducción asistida para lograr tener descendencia sean a partir de ahora más complicados de hacer”, explica el doctor Nicolás Garrido, director de la Fundación IVI y coautor del estudio.

“Existen muchas investigaciones acerca de los efectos adversos del estilo de vida tóxico y la exposición constante a influencias ambientales negativas sobre la calidad de los espermatozoides, pero aún no se sabe con exactitud cómo de nocivos resultan estos factores. Dado que la etiología de esta tendencia en declive del TMSC sigue siendo una especulación, se hace obligatorio un estudio continuado y más preciso de estos factores que pueden afectar negativamente la calidad del esperma”, concluye Garrido.

Algunas causas de esta baja calidad

La publicación americana Fertility and Sterility recoge varias investigaciones sobre algunas de las posibles causas. En cuanto a los hábitos de alimentación, por ejemplo, considera que la calidad del esperma es menor en los hombres que ingieren lácteos grasos y carne procesada, y explica que el hecho de no comer verduras, también influye. Y otro de los informes centrado en el tabaquismo y el consumo de drogas blandas como la marihuana, concluye que los niveles de espermatozoides cuando se consume con asiduidad bajan de una manera exponencial.

Sigue leyendo

Tendencias