Connect with us

Redes sociales

Twitter permitirá seguir “temas” en lugar de solo cuentas de usuarios

Publicado

on

Un usuario nuevo de Twitter debe empezar desde el primer día a buscar cuentas que le interesen entre los millones que hay. ¿Cuáles son las buenas? A partir del 13 de noviembre tendrá una gran ayuda: seguir «temas» que le interesen. Ya no será necesario saber qué cuentas son las más útiles sobre un tema. Los usuarios podrán escoger sus intereses preferidos de entre una selección de Twitter: un equipo de fútbol, un videojuego o una banda de pop coreano.

Ahora los hashtags cubren una necesidad similar, pero dependen de la actualidad y los tuits no están cuidados. En los nuevos «temas», Twitter ofrecerá de momento una selección de unos 300 asuntos de interés –que irá creciendo– y seleccionará los tuits. ¿Cómo? El encargado de «temas» (que en inglés llaman Topics) en Twitter, Rob Bishop, lo explica en la web The Verge, que ha publicado la novedad.

La red escaneará para ver quién está hablando de los temas escogidos. Después, comprobará si esa cuenta suele tuitear de ese asunto, lo que le añadiría credibilidad. Por último, si la gente que también está pendiente de ese «tema» ha interactuado con ese tuit. Cuanta más gente muestre atención por ese tuit, más opciones tendrá de aparecer en el «Tema».

Twitter tiene esta nueva función en fase de pruebas desde agosto y ahora ha decidido dar el paso. La red en España no confirma aún si en ese primer grupo de «temas» habrá algunos específicamente españoles: equipos de deportes o artistas locales. Aunque parece obvio que el algoritmo ofrecerá tuits en español y una mezcla de óptica local e internacional para temas globales.

Los tuits de los «temas» escogidos aparecerán mezclados con la cuentas que cada cual sigue en su timeline, con una marca donde advertirá que está ahí porque es uno de los «temas» escogido por el usuario. El recurso tiene más lógica para usuarios nuevos o esporádicos, a quienes les puede costar más o darles más pereza escoger cuentas útiles que seguir. Según Bishop, ese tipo de usuarios menos fieles y que sigan menos cuentas individuales verán más tuits de los «temas» que escojan.

Uno de los «temas» que Twitter dejará de momento aparcado es la política. Después de anunciar que no iban a permitir anuncios políticos en la plataforma, parece lógico que Twitter no quiera ponerse a seleccionar tuits sobre partidos o polémicas políticas y que de repente el algoritmo promueva visiones críticas o crédulas sin apenas control.

Las novedades contra acoso

La llegada de «temas» está confirmada para los próximos días. Pero Twitter tiene siempre en preparación novedades que a menudo nunca ven la luz. Este miércoles Dantley Davis, vicepresidente de Sieño e Investigación de Twitter, publicó una lista con funciones que están probando para 2020. Algunas ya eran conocidas y Davis no aclaró su viabilidad. «Las características mencionadas son ideas que estamos explorando: las pruebas y la experimentación siempre han sido parte de nuestro proceso», dicen fuentes de Twitter.

La lista de Davis incluye sobre todo medidas que ayudarán si se implementan a prevenir el acoso y aumentar el control. Cada usuario podrá salir de una conversación en la que ha quedado encerrado, no permitir que un tuit suyo pueda retuitearse, evitar que otros le mencionen sin su permiso, sacar a un usuario de una conversación y tuitear solo para un grupo de usuarios, hashtag o tema de interés.

Si llegan a aplicarse, cada una de estas funciones tendrá unos resultados particulares. El límite al retuit de un tuit que se viraliza puede ser un modo de protegerse de acoso por una frase que en algunas comunidades puede malinterpretarse. Eso no impedirá que circulen mensajes pidiendo que se vaya a la cuenta de tal persona para ver lo que ha dicho. Pero introduce obstáculos en el proceso. Más si se combina con la limitación de poder ser mencionado por otros.

Por fin Twitter también etiquetará los hilos y evitará al resto de usuarios los pesados avisos de «¡hilo!» o «hilo va».

Redes sociales

EL PAÍS estrena, en colaboración con Facebook Watch, el formato de vídeo ‘Dale una vuelta’

Publicado

on

EL PAÍS, en colaboración con Facebook Watch, estrena hoy un nuevo formato de vídeo que se publicará todos los martes en la página de Facebook de EL PAÍS y los jueves en ElPaís.com. Los reportajes de Dale una vuelta aportarán soluciones a los desafíos del presente: el cambio climático, la transformaciones de la sociedad digital, el futuro del trabajo, la tecnología de la alimentación y la lucha por la desigualdad.

El equipo de reporteros de EL PAÍS se acercará cada semana a los escenarios donde se plantean los problemas y hablará con los protagonistas que trabajan por darle la vuelta a las cosas. Todos los reportajes se fijarán en contextualizar la historia, aportando datos, gráficos de situación y animaciones que ayuden a explicar cada uno de los temas. En el primer capítulo, EL PAÍS viaja a Villahoz (Burgos), un pueblo de tan solo 150 habitantes que para combatir la despoblación se ha propuesto ser el primer pueblo ‘startupero’ de España.

Sigue leyendo

Redes sociales

YouTube investiga cómo mejorar recomendaciones y aumentar el tiempo de conexión

Publicado

on

“¿Cuánto podrían haber mejorado nuestros últimos momentos juntos si no fuera por los delirios inducidos por YouTube?”. El pasado mes de septiembre el hijo de un científico retirado de 80 años contó cómo su padre su padre se sumergió en una espiral tóxica de vídeos durante sus últimos años. Lo hizo a través de una campaña de la Fundación Mozilla, creada para concienciar sobre los problemas generados por el algoritmo de recomendaciones de esta popular plataforma de vídeos. Ahora, varios investigadores de la compañía Google, propietaria de la plataforma audiovisual, han propuesto una modificación de este algoritmo que mejoraría las recomendaciones y aumentaría el tiempo que los usuarios permanecen conectados.

La inteligencia artificial controla gran parte de la información que se consume hoy en día en Internet. Los algoritmos creados por las distintas plataformas “observan la actividad de los usuarios e infieren cosas que le puedan interesar y se las proponen”, explica Pablo Castells, profesor titular de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid. “Hay muchas maneras de hacerlo, desde la más trivial, como es ofrecer simplemente lo más popular, hasta formas más complejas que implican fijarse en el comportamiento de cada usuario individual”.

En el caso de YouTube, la plataforma hace una primera lista de recomendaciones con varios cientos de vídeos relacionados con el que está viendo el usuario y luego va refinando dicha lista teniendo en cuenta sus clics, gustos y otras interacciones. El resultado es que de los mil millones de horas que se ven cada día en esta plataforma, un 70% corresponde a vídeos recomendados por el algoritmo.

Las distintas plataformas trabajan por mejorar este sistema, hacerlo aún más preciso y mantener durante unos minutos más a los usuarios delante de la pantalla y esto es lo que parece haber conseguido un equipo de investigadores de YouTube, según un artículo publicado en la revista ACM Digital Library. “Demostramos que nuestras propuestas pueden conducir a mejoras sustanciales en la calidad de las recomendaciones”, afirma el estudio.

Para refinar las recomendaciones, los investigadores probaron a dar más importancia a los vídeos que se encuentran en la parte baja del listado, ya que se entiende que si el usuario ha hecho clic en esos vídeos es porque ha dedicado cierto tiempo a buscarlo. Gracias a esta modificación los desarrollares del nuevo algoritmo aseguran que han conseguido “mejoras sustanciales tanto en las métricas de compromiso como en las de satisfacción”.

“Es una forma inteligente de abordar el problema”, asegura Castells, “ya que sabemos que hay zonas de la pantalla que están más expuestas, por lo que conseguir un clic en esa zona tiene menos mérito que el que se consigue en un elemento que está más escondido”.

Un entorno de bulos y cámaras de eco

Sin embargo, este tipo modificación sigue sin resolver uno de los grandes problemas que poseen estos algoritmos. Debido a que el sistema está optimizado para que los usuarios sigan viendo vídeos, éste tiende a ofrecer recomendaciones que refuerzan los gustos o creencias del usuario, lo que puede crear una experiencia que excluya otras opiniones y estimule la generación de lo que se conoce como cámaras de eco.

En este sentido, una investigación de Google sobre el impacto de los sistemas de recomendación, publicada a principios de este año, concluyó que «los bucles de retroalimentación en los sistemas de recomendación pueden dar lugar a cámaras de eco‘, lo que puede reducir la exposición de un usuario al contenido y, en última instancia, cambiar su visión del mundo».

Los algoritmos creados por las distintas plataformas “observan la actividad de los usuarios e infieren cosas que le puedan interesar y se las proponen”, explica Pablo Castells, profesor titular de la Escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid

También diversos estudios realizados en los últimos años, incluyendo un experimento desarrollado por periodistas de EL PAÍS, han mostrado que el algoritmo suele recompensar los vídeos más extremos y controvertidos, aunque estén repletos de bulos. “Hace tres años, mi exesposa, que padece problemas mentales, comenzó a ver vídeos de teorías de la conspiración y se los creyó todos. YouTube no dejó de alimentar su paranoia, miedos y ansiedades con vídeos, uno tras otro”, afirma otro de los testimonios recopilados por la Fundación Mozilla.

“En la comunidad de algoritmos de recomendación hay una preocupación creciente en este sentido y cada vez hay más esfuerzos para promover una recomendación responsable”, asegura Castells. Según este especialista, hay que tener en cuenta que “los objetivos del usuario y de las empresas no están necesariamente alineados, ya que la empresa necesita que el usuario esté contento, pero de una manera que sea rentable y eso se consigue si el usuario está más tiempo conectado”. El problema, asegura este investigador, “es que el algoritmo no sabe cuándo el usuario está contento y cuándo ha entrado en un modo compulsivo».

Cuando Peppa Pig mató a su padre

El algoritmo también ha sido cuestionado por su falta de idoneidad a la hora de ofrecer contenidos infantiles. Según un estudio publicado este mismo año en arXiv (un repositorio de artículos científicos que no son revisados por pares), “hay un 45% de probabilidad de que un niño pequeño que sigue las recomendaciones de YouTube encuentre un vídeo inapropiado en menos de 10 clics”.

Los autores de este estudio aseguran que el problema se encuentra en el hecho de que ciertos vídeos para adultos utilizan contenidos de vídeos infantiles y el algoritmo no los diferencia. Ejemplos hay miles dentro de la plataforma, desde dibujos en los que Mickey Mouse es atropellado por un coche, hasta otros en los que Peppa Pig aparece comiéndose a su padre.

La solución, según Castells, “pasaría por no ofrecer contenidos simplemente basándonos en el volumen de respuesta, sino haciendo algo más cualitativo, identificando tipos de contenido”. Sin embargo, este informático advierte no solo de la complejidad técnica del problema, sino del “dilema ético que supone decidir qué contenido es marcado como inapropiado”.

Los problemas generados por estos algoritmos han llevado a Mozilla, una organización sin ánimo de lucro dedicada al software libre, a crear una campaña para alertar sobre ello. Gracias a esta iniciativa se han recogido cientos de testimonios de personas que se han visto afectadas por estas recomendaciones o que han visto como algún ser querido se sumergía en la espiral tóxica de YouTube. “Es triste y frustrante ver como una persona querida se hunde cada vez más en este tipo de influencia oscura, negativa y dañina”, se lamenta uno de ellos.

Sigue leyendo

Redes sociales

Wallapop cambia las contraseñas de sus usuarios “por un acceso sospechoso” a la plataforma

Publicado

on

La startup española Wallapop ha cerrado las sesiones que tenían abiertas todos sus usuarios y ha activado un cambio general de contraseñas tras localizar un acceso «indebido» y «sospechoso» al servicio de compraventa de artículos de segunda mano. Cientos de usuarios se han puesto en contacto con la plataforma tras recibir a través de la aplicación y por correo electrónico una comunicación sobre el fallo de seguridad. La compañía ha asegurado en Twitter que no tiene evidencias de que haya habido «un uso fraudulento de los datos». Wallapop tiene más de 40 millones de usuarios en el mundo.

«Recientemente hemos detectado un acceso indebido en Wallapop, que no nos permitía garantizar al 100% la seguridad de los datos de nuestros usuarios», explica por correo electrónico Edurne de Oteiza, directora de Operaciones y Marketing de la compañía. «Por este motivo, para evitar los riesgos de un uso ilícito, hemos cerrado la sesión de todos los usuarios para que puedan cambiar sus contraseñas al acceder a la plataforma», explica.

La compañía también ha colgado un mensaje en su cuenta de Twitter tranquilizando a los usuarios: «Buenas tardes, no tenemos evidencia de que haya habido un uso fraudulento de los datos. pero a raíz de un acceso sospechoso hemos informado a los usuarios por mail y app del cierre de su sesión y hemos pedido el cambio de contraseña. Garantizar vuestra seguridad es lo primero».

Wallapop ha registrado cientos de mensajes de usuarios pidiendo explicaciones sobre el porqué del cierre de sus sesiones, a quienes contesta por mensaje directo. La plataforma, tras pedir disculpas por el trastorno, pide a los usuarios que en el próximo acceso cambien la contraseña o reinicien la sesión a través de Facebook o Google.

Wallapop es una de las plataformas más exitosas de compraventa de productos de segunda mano, donde comprador y vendedor se ponen de acuerdo para llevar a cabo una transacción y si esta, por algún motivo, resulta infructuosa, la plataforma se lava las manos. El sistema se basa en una aplicación de móvil con geolocalización. Además, cuenta con un servicio de chat para mantener contacto con los vendedores. La empresa fue fundada por Agus Gómez (L’Hospitalet, Barcelona, 1979).

Sigue leyendo

Tendencias