Connect with us

Comunidad

Hay mucho en juego en la guerra de cibermonedas

Publicado

on

Cuando el primer ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, declaró hace poco ante el Congreso de Estados Unidos que este país no tiene un monopolio de la regulación de la próxima generación de tecnologías de pago, no estaba del todo errado. Zuckerberg quiso dar a entender que, guste o no Libra, la (pseudo) criptomoneda que propone Facebook, en pocos meses puede haber una moneda digital con ambiciones globales manejada por el Estado chino, y es probable que esa moneda nos guste todavía menos.

Tal vez Zuckerberg exageró al sugerir que el inminente ascenso de una moneda digital china puede debilitar el dominio general que tiene el dólar sobre el comercio y las finanzas internacionales (al menos la gran parte que es legal y que está gravada y regulada). De hecho, las autoridades estadounidenses tienen un poder inmenso no solo sobre entidades locales sino también sobre cualquier firma financiera que necesite acceso a los mercados del dólar, algo que para su pesar aprendió Europa hace poco cuando Estados Unidos impuso duras restricciones a los bancos europeos en las transacciones con Irán.

La profundidad y liquidez de los mercados financieros de Estados Unidos, la solidez de sus instituciones y el Estado de Derecho prevalecerán por mucho tiempo sobre los intentos chinos de conseguir el dominio monetario. Los gravosos controles de capitales que aplica China, sus límites a la tenencia extranjera de bonos y acciones, y la opacidad general de su sistema financiero dejan al yuan a muchas décadas de distancia para suplantar al dólar en la economía mundial legal.

Pero el control de la economía subterránea es otra cosa. El volumen mundial de esta economía (que incluye ante todo la evasión fiscal y diversas actividades delictivas, pero también el terrorismo) es mucho menor que el de la economía legal (tal vez, la quinta parte), pero no deja de ser muy importante. La cuestión aquí no es tanto qué moneda domina, sino cómo minimizar los efectos adversos. Y una moneda digital china de amplio uso y con respaldo estatal puede sin duda tener repercusiones, especialmente en áreas donde los intereses de China no coincidan con los de Occidente.

En principio, a una moneda digital regulada por Estados Unidos se le puede exigir que sus transacciones sean rastreables por parte de las autoridades estadounidenses, de modo que si Corea del Norte la usara para contratar a físicos nucleares rusos, o Irán para financiar actividades terroristas, correrían alto riesgo de que las transacciones fueran descubiertas y tal vez incluso bloqueadas. Pero tratándose de una moneda digital de procedencia china, Estados Unidos tendría muchos menos instrumentos a su disposición. Las autoridades occidentales podrían prohibirla en última instancia, pero eso no impediría su uso en muchas partes de África, América Latina y Asia, lo que a su vez podría generar cierta demanda subterránea, incluso en Estados Unidos y Europa.

¿No pueden cumplir la misma función las criptomonedas ya creadas, como el bitcoin? De hecho, la cumplen en un grado muy limitado. Pero en todo el mundo las autoridades tienen inmensos incentivos para poner límites a las criptomonedas, mediante una marcada restricción de su uso en bancos y comercios minoristas. Esas restricciones restan liquidez a las criptomonedas actuales y, en definitiva, reducen considerablemente su valor subyacente fundamental. Pero no ocurriría lo mismo con un yuan digital chino, que podría gastarse fácilmente en una de las dos economías más grandes del mundo. Es verdad que la futura moneda digital china usará casi seguramente tecnología de cadena de bloques (blockchain) con “permisos”, de modo que una cámara compensadora central dará al Gobierno chino control de todo lo que suceda con esa moneda. Aunque no a Estados Unidos.

La criptomoneda Libra de Facebook también usa permisos, en este caso, bajo los auspicios de las autoridades suizas. Es indudable que será mucho más fácil cooperar con Suiza (sede de registro oficial de Libra) que con China, pese a la larga tradición suiza de otorgar privacidad a las transacciones financieras, especialmente en lo referido a la evasión fiscal.

Además, el hecho de que Libra esté atada al dólar amplía la capacidad de las autoridades estadounidenses para supervisarla, ya que en la actualidad todas las transacciones con dólares se liquidan a través de entidades reguladas por Estados Unidos. Sin embargo, como gran parte de la funcionalidad de Libra se puede duplicar con instrumentos financieros tradicionales, cuesta verle una base importante de demanda, excepto por parte de personas interesadas en pasar inadvertidas. A menos que las monedas patrocinadas por empresas tecnológicas ofrezcan una tecnología realmente superior (y esto dista de ser obvio) deberían ser reguladas igual que todo el mundo.

Libra alentó a los bancos centrales de muchas economías avanzadas a acelerar programas para la provisión más amplia de monedas digitales minoristas. Y ojalá sirva para reforzar sus intentos de mejorar la inclusión financiera. Pero esta batalla no es solo por las ganancias derivadas de la emisión de moneda; en última instancia, es por la capacidad del Estado para regular y gravar la economía en general, y por la capacidad del Gobierno estadounidense para usar el papel mundial del dólar como instrumento de política internacional.

Hoy Estados Unidos tiene en vigor sanciones financieras contra 12 países. Turquía estuvo brevemente en este grupo el mes pasado después de la invasión a territorio kurdo en Siria, pero las sanciones se anularon poco después. Las aplicadas a Rusia se mantienen desde hace cinco años.

Así como la tecnología transformó los medios, la política y los negocios, está a punto de provocar una disrupción similar en la capacidad de Estados Unidos para aprovechar la confianza en su moneda como instrumento de sus más amplios intereses nacionales. Es probable que Libra no sea la respuesta a la inminente disrupción que suponen monedas digitales con respaldo estatal procedentes de China y otros lugares. Pero si no lo es, los Gobiernos occidentales deben comenzar a pensar una respuesta ya, antes de que sea demasiado tarde.

Comunidad

Sfera y su festiva colección monocromática nos auguran elegantes looks de fiesta

Publicado

on

Si no tienes idea de cómo vestir para las fiestas de esta temporada, y tampoco quieres quebrarte la cabeza con ello, no hay problema, la colección festiva de Sfera ha llegado en el momento justo para ofrecernos el atuendo perfecto con el que festejar las navidades y la última noche del año: apostando todo al negro con la elegancia de un traje pero cierto toque desenfadado a la vez.

Una de las grandes ventajas de los trajes de color oscuro es que puedes usar la chaqueta y los pantalones por separado. Si no quieres adoptar un look en negro de pies a cabeza, los tonos grises funcionan perfecto dentro y fuera de la oficina, contrastando texturas como el algodón y los suéteres tejidos en un jersey de cuello alto y las chaquetas bomber para una actitud más relajada en un outfit incluso con sneakers.

Sfera Party Man Collection Trendencias Hombre 02
Sfera Party Man Collection Trendencias Hombre 04

Si por otro lado no puede dejar de llevar tu gusto por el rock o las tendencias urbanas, las chaquetas de piel sintética son también un must definitivo para los looks festivos, sumándoles complementos formales a nuestro atuendo como zapatos en piel, camisas de manga larga o pantalones con pinzas.

Sfera Party Man Collection Trendencias Hombre 07

¿Qué te parece la propuesta de Sfera de lucir un look negro total para cerrar el año con estilo?

Sigue leyendo

Comunidad

Suiza acuñará monedas de oro y plata con la efigie de Roger Federer

Publicado

on

La fama y veneración de Roger Federer en su país, Suiza, ha llegado a tal nivel que el tenista se ha convertido en la primera persona viva cuya efigie será usada en monedas de oro y plata de su país, acuñadas por la fábrica nacional de moneda, según informó este lunes la institución.

La casa de la moneda suiza subrayó que el motivo de inmortalizar a Federer en los francos suizos no han sido solo sus éxitos deportivos sino también su compromiso social, «especialmente a través de su fundación de ayuda a los niños en calidad de embajador de Unicef».

Una primera moneda conmemorativa de 20 francos con la cara del jugador se emitirá el próximo 23 de enero con una acuñación prevista de 55.000 piezas, aunque la preventa de estas piezas ya ha comenzado este lunes y estará abierta hasta el 19 de diciembre.

La segunda moneda, de oro y por valor de 50 francos, llegará en una fecha aún no concretada del próximo mes de mayo. 

Sigue leyendo

Comunidad

Terapias asistidas con perros y otras estrategias para evitar el estrés académico

Publicado

on

Estrés por aprobarlo todo, por sacar una media mejor o por haber empezado tarde a estudiar; por sentirse demasiado solos o por unas clases en ocasiones muy exigentes. Los problemas derivados de un mal manejo del estrés (como trastornos de ansiedad y del estado de ánimo) son el principal motivo por el que los estudiantes acuden a los servicios de atención psicológica de las universidades, y la razón por la que la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid y la Fundación Affinity han desarrollado Compludog, una intervención de terapia asistida con perros que ha servido para mejorar los niveles de estrés (percibido y fisiológico), el bienestar y las habilidades sociales de los 53 estudiantes de primer año de entre 18 y 25 años que han participado en el programa piloto.

“Los estudiantes de primer curso sufren niveles de estrés más altos y tienen menos relaciones sociales que el resto, puesto que se acaban de incorporar a un nuevo entorno desconocido, donde además sienten mucha presión”, explica Diana Peña, experta en terapias asistidas con animales y coordinadora del programa. Aunque se trata de una iniciativa pionera en España, ya existen programas similares consolidados en universidades de prestigio como Harvard o Yale. Tan solo fue necesario adaptarlo al entorno académico español, “ya que en Estados Unidos suele ser muy común que los estudiantes tengan un sentimiento de añoranza de su hogar que no es tan normal aquí, porque la mayoría de las veces estudias en la misma comunidad autónoma en la que vive tu familia”. Los buenos resultados obtenidos han hecho que la institución madrileña haya confirmado la continuación del programa, que este curso se implantará en al menos dos centros más de las sedes de Moncloa y Somosaguas.

Al contrario de lo que pudiera pensarse, los expertos indican que el estrés académico no siempre es malo. Por debajo de un cierto nivel, resulta beneficioso, “ya que nos facilita una predisposición a activarnos y afrontar los desafíos que nos vienen por delante, en este caso los exámenes”, explica María Robles-Martínez, doctora en Psiquiatría por la Universidad de Cádiz. Pero cuando sobrepasa un cierto nivel, puede afectar tanto al rendimiento académico como al bienestar emocional y las relaciones interpersonales de los estudiantes: el 35 % de ellos sufre ansiedad ante las pruebas académicas, de acuerdo con la Universidad de Almería, y el 60 % sufre algún episodio [de estrés o ansiedad] a lo largo de sus estudios, según los centros Nascia.

Efectos beneficiosos a corto y medio plazo

Las estudiantes que participaron (en su mayoría mujeres, predominantes en la Facultad de Educación) lo hicieron a lo largo de tres sesiones de una hora en tres semanas consecutivas, de manera que la última de ellas fuera unos 15 días antes de comenzar los exámenes. “Así, ellos se pueden concentrar ya en el estudio, pero los beneficios que han obtenido del programa aún perduran”, cuenta Peña. Cada uno de los animales, añade, tiene su propia personalidad, lo que resulta muy útil para adaptarse a cada persona: “Skot siempre ha sido un perro manta, de relajación; tú te tumbas conmigo y me acaricias. Lupi era una perra que estaba abandonada, y ha tenido una vida más complicada, lo que nos ayuda a trabajar con los alumnos que son así, a los que normalmente te cuesta acceder. Y para Pepo, un mestizo de labrador de nueve años que parece un cachorro, todo es juego y diversión”.

Pero ¿cómo se desarrolla el programa? En la primera sesión, se crea un clima de confianza, que facilita el que estudiantes, perros y profesionales se conozcan y se sientan cómodos trabajando juntos, y se les explica cómo tratar y premiar a los canes. En la segunda, “les explicamos qué dicen los perros y cómo debemos comportarnos con ellos, cuántos tipos de movimiento de cola hay, qué significa que esté bostezando o se estén relamiendo… Y luego todo esto lo pasamos al ser humano: qué nos dicen las personas y cómo nos comunicamos con ellas, a través de un role-play», argumenta Peña. En la tercera y última, se practica una relajación en la que los participantes se tumban con los perros y leen un cuento o simplemente están en silencio, según lo que vaya surgiendo. “Ahí hacemos una apertura emocional, en la que se les pide a los estudiantes que cuenten la mejor o la peor experiencia que ellos consideran que han vivido en su vida, de manera libre. No todos lo tienen que contar; lo hacen voluntariamente: nos hemos dado cuenta de que, al final, se apoyan los unos a los otros, porque se produce un ambiente seguro y de tanta confianza que da lugar a muchas reacciones emocionales”.

La efectividad de la terapia asistida se mide científicamente: en los programas de visita animal como este, se busca modificar las respuestas endocrinas que se generan en situaciones de estrés y equilibrar los niveles de cortisol, epinefrina y neopinefrina gracias al contacto animal. Por eso, el equipo de investigación de la Facultad de Educación realizó tres mediciones de cortisol salivar: dos semanas antes de comenzar el programa, para establecer los niveles con que partían; dos semanas después de la última sesión, y a las seis semanas, en plena época de exámenes, para observar los efectos a medio plazo. A su vez, también se recogieron muestras a 40 estudiantes del mismo grado que no participaron en el programa activamente, a fin de compararlos. En la primera medición, los niveles de estrés de estos estudiantes y los que sí participaban eran similarmente altos; en la segunda, este nivel bajaba para aquellos que participaban en las intervenciones; y en la última, el estrés del grupo de control era más alto que al principio, mientras que los estudiantes del programa no alcanzaban los niveles iniciales.

¿Cómo evitar el estrés en época de exámenes?

Para Mencía Ruiz, directora del Servicio de Atención Psicológica, Educativa y Social de la Universidad Loyola, la tensión prolongada provocada por los exámenes académicos se manifiesta a través de una respuesta triple: fisiológica, cognitiva y conductual. “Los universitarios experimentan un deterioro del sueño vinculado al estrés y la ansiedad, que a su vez se asocia a un mal funcionamiento académico y al riesgo de desarrollo de problemas psicopatológicos. A nivel cognitivo, aparecen pensamientos automáticos negativos del tipo “voy a suspenderlo todo” o “soy un fracaso”, y baja autoestima”, explica. Y a nivel conductual, se puede producir un rendimiento bajo, un mal funcionamiento general o una tendencia a evitar o escapar de determinadas situaciones.

Como se ha mencionado ya, el estrés puede inicialmente tener unos efectos positivos que nos permiten estar más alerta, ver con mayor claridad y responder de forma eficaz. Sin embargo, si la presión es excesiva o prolongada “se entra en una fase de resistencia que va seguida de otra de agotamiento que sobrepasa a la persona. Es lo que se conoce como la curva del estrés”, ilustra Ruiz. Un estado de excitación que termina por afectar negativamente a la salud, “a través de sintomatología específica de fatiga como el insomnio, irritabilidad, falta de concentración, agotamiento y desajustes orgánicos que finalmente pueden desencadenar trastornos como la ansiedad y la depresión; hay estudios que incluso avalan los efectos nocivos que el estrés puede ejercer sobre el sistema inmunológico”, añade la experta. Por ello, aconseja aprender a manejar niveles moderados de estrés por periodos cortos de tiempo, de manera que se adquieran las técnicas necesarias para aquellas situaciones que están por encima de nuestros límites.

Un momento de la terapia impartida con los perros del programa Compludog.
Un momento de la terapia impartida con los perros del programa Compludog. NACHO MENESES

Para evitar que el estrés nos domine y se convierta en algo patológico, es recomendable seguir una serie de pautas que María Robles Martínez resume en este decálogo de buenas prácticas:

  1. Lo más importante es identificar el estrés académico; comprender que, aunque no es una etapa fácil, pronto pasará.
  2. Planificar el tiempo de estudio adecuadamente, a lo largo del periodo en que se esté dando la materia. Así será posible llegar al examen con todo leído al menos una vez. Es deseable que los apuntes estén ya preparados al gusto de cada uno.
  3. Dormir el tiempo necesario para asegurarnos un buen descanso; el sueño es imprescindible para memorizar la información aprendida durante el día.
  4. Estudiar en un lugar en el que nos sintamos a gusto es fundamental, para concentrarnos mejor.
  5. Reducir al máximo las distracciones (especialmente del móvil).
  6. Cuidar la alimentación nos ayudará a controlar el estrés.
  7. Hacer descansos cada hora u hora y media, ya que tras ese tiempo la atención, concentración y capacidad de memorización empiezan a disminuir, y el estrés aumenta proporcionalmente.
  8. También es esencial descansar después de estudiar, hacer ejercicio físico y dedicarse a actividades que se consideren placenteras. Ello ayuda a liberar endorfinas y sentirse mejor.
  9. No abusar de los estimulantes como el café, la Coca-Cola o las bebidas energéticas ya que, aunque nos mantengan despiertos, pueden posteriormente generar más estrés.
  10. A las personas más nerviosas o con tendencia a pasarlo muy mal durante los periodos de mayor estrés académico, puede serles muy beneficioso practicar técnicas de relajación o meditación.
Sigue leyendo

Tendencias